Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$117,2 / $123,2

Internacionales
Internacionales

La ganadería industrial encuentra resistencia también en la Unión Europea

La ganadería industrial “está destruyendo literalmente el planeta y el mundo rural”, han coincidido algunas de las principales organizaciones ecologistas, que apuestan por llevar a cabo una transición hacia un modelo productivo “más sostenible” de ganadería extensiva.

El responsable de la campaña de Agricultura de Greenpeace en España, Luís Ferreirim, ha asegurado a Efe que “estamos frontalmente en contra del modelo de ganadería industrial y, en particular, con las macrogranjas”, por su relación con la contaminación por nitratos, entre otros problemas.

“Es evidente que tenemos un problema y ya es hora de asumirlo con responsabilidad por parte no sólo del ministro Garzón, que está dando la cara en este asunto, sino por otros dirigentes políticos, incluso por la propia industria”, ha manifestado.

Incumplimiento de la Directiva de nitratos

Ferreirim ha recordado que el pasado 2 de diciembre de 2021 la Comisión Europea (CE) anunció que “iba a llevar a España ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE), precisamente por incumplir la Directiva de nitratos”.

“Nuestras aguas están gravemente contaminadas por nitratos y esto es una de las consecuencias de la ganadería industrial, de este modelo que hemos adoptado y de este crecimiento exponencial de la producción de carne y otros derivados de origen animal”, ha apuntado.

Además, “hay una cantidad cada vez mayor de pueblos en España que se están viendo privados de agua, precisamente por este tipo de contaminación”.

La CE, ha indicado, “ya nos dijo en un informe de seguimiento de la Directiva de nitratos que España tiene un problema sistémico derivado de su modelo agroalimentario, que está provocando estas consecuencias en el medio ambiente”.

Ferreirim ha puesto como ejemplo a Holanda, país que “acaba de anunciar que va a poner en marcha un Ministerio específico para atajar las emisiones provenientes de la ganadería industrial derivado de la presión que ha ejercido la CE por el mismo motivo: la contaminación del agua por nitratos”.

Moratoria a la ganadería industrial y reducir la cabaña ganadera

Desde Greenpeace han pedido que “se ponga una moratoria a la ganadería industrial, que no se autorice ninguna explotación más ni se amplíen las existentes ni aquellas que están en tramitación, que deben ser objeto también de esa moratoria”.

Por otro lado, como se ha propuesto Holanda, “exigimos reducir la cabaña ganadera en intensivo porque es la única medida que realmente permitirá aminorar y revertir la situación de contaminación del agua por nitratos y afrontar el compromiso que tenemos de reducir las emisiones de metano”.

En España, la ganadería en general, pero en concreto la industrial, “es la mayor responsable de las emisiones de metano y, si queremos reducirlas, tenemos que atajar el problema”, ha afirmado Ferreirim.

El coordinador de la campaña #StopGanaderíaIndustrial de Ecologistas en Acción (EA), Daniel González, ha expuesto a Efe que la ganadería industrial posee unas consecuencias negativas desde el punto de vista social, ambiental, económico, de salud pública… frente a otros modelos productivos como la ganadería extensiva, en especial la agroecológica.

Este último modelo de ganadería, ha recalcado, tiene consecuencias beneficiosas para el medio ambiente, para las zonas rurales, para la lucha contra la despoblación o para la economía local.

Contaminación de acuíferos

La ganadería industrial, según González, origina muchos residuos ganaderos, los llamados purines, que al ser un volumen muy grande y en estado líquido, con una cantidad muy elevada de nitratos, los tienen que verter en tierras de cultivo y poco a poco acaban en el subsuelo y llegan a contaminar los acuíferos.

La clave, señala, pasa por una transición hacia un modelo productivo más sostenible de ganadería extensiva y, en la medida de lo posible, agroecológica, sin olvidar que hay productores que están en el modelo intensivo, por lo que “hay que facilitar la conversión para no dejarlos en la estacada”.

El responsable de Soberanía Alimentaria de Amigos de la Tierra, Andrés Muñoz, ha apuntado que el Estado español es ahora mismo “uno de los principales estercoleros de Europa”, ya que es “el primer productor de porcino dentro de la UE”.

Macrogranjas, “ni fijan población ni empleo”

Las macrogranjas, ha declarado, terminan instalándose en pueblos y regiones cada vez más deteriorados y, en realidad, cada vez los deterioran más, y en absoluto fijan población ni empleo y acaban dejando “un reguero de desastres a su paso”.

“Apoyamos las declaraciones del ministro Garzón y creemos que hay que hacer una gran diferenciación entre esta industria cárnica, que en absoluto beneficia el interés general y el planeta, y la extensiva, de la que sí tenemos una riqueza muy grande en España”, pues “hay muchas regiones que están a la cabeza en este tipo de ganadería respetuosa con el medio ambiente”, recalca.

El mundo rural “no necesita a la ganadería industrial ni necesita estar produciendo mercancías, lo que necesita es estar vivo y eso lo da estar produciendo alimentos sanos, nutritivos y que fijen población como lo hace la ganadería extensiva”, concluye Andrés Muñoz.

Fuente: Agencia EFE

contaminación ganadería industrial Unión Europea

Artículos Relacionados

Teclas de acceso