Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$167,7 / $175,7

Nacionales
Nacionales

Podría haber minería de oro en Mendoza sin cianuro

Representantes de la firma australiana contaron detalles del reactivo no tóxico que tanta expectativa generó en la Pdac de Canadá. Las posibilidades para la pequeña y mediana minería.

Limpio y no tóxico, así definen al agente de recuperación de oro que promete la concreción del proceso de lixiviación sin cianuro que tanta expectativa generó a la delegación mendocina que recientemente participó en la última Pdac de Canadá (Prospectors & Developers Association of Canada sus siglas en inglés).

Representantes de la firma Clean Earth Technologies, algunos de los cuales participaron de la reunión con la comitiva comandada oportunamente por el gobernador Rodolfo Suárez, contaron a MDZ de qué trata esta tecnología que podría ser el inicio de la irrupción de la actividad minera en la provincia. Clean Mining es la empresa australiana que produce el producto no tóxico y de la que forma parte el grupo Clean Earth Technologies.

Andrés Venafri, gerentede Desarrollo de Negocios de Clean Earth Technologies, Sergio Devaux, gerente de Ennsight SAS, representante de Clean Earth Technologies en Argentina y Omar Escalante gerente General y director de Frimont SA, que colabora comercialmente en Cuyo con la firma, formaron parte del grupo que brindaron precisiones. Así entonces: ¿de qué trata el tan mentado reactivo no tóxico que reemplaza al cianuro?

Venafri lo explicó cómo “la combinación de cuatro activos químicos que se mezclan en un producto en polvo que se disuelve en agua y que da como resultado una solución no tóxica al punto de que los operarios pueden utilizarlo sin usar mascarilla o meter la mano el líquido en el que está el producto”. Si bien no se puntualizó cuáles son los activos (todo un secreto ya que representa la base del negocio), el grupo sí deslizó que, paradójicamente, uno de los componentes precisamente es utilizado como el antídoto del cianuro.

En cuanto al proceso de lixiviación, y según detalló Devaux, es similar al que se hace con cianuro y claro, la diferencia principal es el uso del reactivo no tóxico. “El líquido formado con este reactivo, cuando está en contacto con la roca lo que hace es capturar al oro que está diseminado en esa roca, lo captura y después de este proceso, que es muy similar a la ósmosis inversa, pero mediante columnas con resinas, las resinas extraen el oro y el líquido o el agua con este producto disuelto se sigue recirculando para reiniciar el proceso”.

Con este proceso de recirculación se ahorra un 90 por ciento del agua utilizada. Por otra parte, el material residual que no tiene valor económico se seca mediante un proceso especial y, tal como comentó el grupo, al no haber estado en contacto con componentes tóxicos, tiene múltiples aplicaciones como material de relleno.

En cuanto a los costos y según señalaron, son similares a los del proceso de lixiviación con cianuro, pero con ventajas asociadas como la posibilidad de la no construcción de un dique de colas, productos vinculados al uso del cianuro, además de la eliminación de los elevados costos de transporte y almacenamiento de este químico.

Vale aclarar que en la previa a toda esta cadena productiva y como primer paso, se solicitan muestras de hasta 10 kilos de mineral, las cuales se envían a las oficinas de Australia, desde donde se devuelve un reporte acerca de las posibilidades de aplicación del proceso y una comparación cuantitativa respecto al proceso con cianuro. De esta manera se define el costo de producción.


Posibilidades

Entre los beneficios que también argumenta el grupo en cuanto a este proceso de lixiviación, y todo un dato para provincias como Mendoza con ciertas barreras al desarrollo de la minería, es la posibilidad de desarrollar gran cantidad de proyectos de oro de pequeña y mediana minería, sin necesidad de desarrollos megamineros y quizás de financiamiento local. Según la perspectiva, esto eventualmente permitirá el desarrollo de empresas locales para extraer y procesar el oro generando recursos en áreas aisladas o que actualmente tienen poca posibilidad de generar riquezas. A su vez también fomentaría el desarrollo local para la fabricación de partes de las plantas de proceso. “Se trata de una tecnología disruptiva que puede cambiar la forma de hacer minería en el futuro, lo que buscamos demostrar es que es una alternativa genuina a las prácticas como las del uso del cianuro”, agregó al respecto Omar Escalante.

Precisamente en lo que se refiere a las plantas de procesamiento, una de las propuestas que se barajan desde el grupo y a ampliar en el encuentro que se concretará con miembros del Gobierno de Mendoza en la primera semana de agosto, es la posibilidad de construir en la provincia, una planta piloto para el procesamiento del mineral con este producto, la que no solo se utilizará a nivel local sino también que pueda servir para probar la factibilidad de otros proyectos de la zona de Cuyo o aledañas. “Está en línea con lo que conversamos oportunamente con el gobernador y hubo mucho interés por parte de la delegación mendocina, pero claro está es algo que se ampliará en la reunión que ya hemos fijado”, dijo Venafri.

En la agenda fijada, la idea es el encuentro con empresas locales, integrantes e investigadores del Conicet y de otras agencias, todo en pos de profundizar respecto de las inquietudes a saldar respecto del producto, además de la exploración de acuerdos y la conformación de una hoja de ruta para colaborar en el desarrollo de proyectos de oro en la provincia.

Algo de historia

Clean Mining es una empresa australiana, parte del grupo Clean Earth Technologies, que está trabajando para transformar la producción de oro en todo el mundo a través de una nueva tecnología de procesamiento de oro sin elementos tóxicos que reemplaza el uso de cianuro y mercurio.

Desarrollado durante más de una década por la Agencia de Investigación Científica de Australia, la agencia científica nacional de Australia, el proceso reemplaza el cianuro con un reactivo más seguro y sustentable. Luego de pruebas intensivas de laboratorio, Clean Mining construyó una planta piloto en Australia para llevar adelante los testeos del producto en un entorno industrial, logrando el primer vertido de oro en sólo 10 meses.

Ya se han testeado más de 150 tipos de menas diferentes en todo el mundo, logrando resultados de recuperación de lixiviación similares o mejores en comparación con el cianuro. En Australia Occidental, la compañía NuFortune va a operar dos minas de

alta ley de oro y se convertirá en la primera operación certificada Clean Gold (certificación otorgada por utilizar el producto de Clean Mining que garantiza que no se utilizaron tóxicos durante la producción). En Latinoamérica, Brasil será el primer país en incorporar esta tecnología.

Fuente: MDZ

mendoza Minería cianuro

Artículos Relacionados

Teclas de acceso