Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$77,50 / $83,50

Política
Política

Sforza: “Hay un fuerte ajuste sobre la Universidad pública” 

La universidad púbica argentina tiene un presupuesto de ajuste, que tiende a la mercantilziación del conocimiento y a restringir la educación superior, aseguró a AIM Sofía Cáceres Sforza, integrante Sindicato de Docentes Universitarios (Sitradu). El claustro docente lleva adelante hoy un paro nacional para exigir recursos para recomponer salarios y recuperar la autonomía de las casas de estudio.

La República de las Letras está en crisis. El prestigio internacional de la universidad pública argentina no frena la decisión de los gobiernos de desfinanciar, paulatinamente, las casas de estudios públicas y quitarles autonomía. En ese marco, los docentes universitarios argentinos llevan adelante un plan de lucha que tiene como punta de lanza lo salarial, pero que trae en sí un conflicto que atraviesa a todos los claustros.
Durante el 2020 la universidad pública “funcionó con el presupuesto que le asignó (Mauricio) Macri y el acuerdo que se hizo con los rectores para el 2021 es menor a lo que se iba a pedir y, en proporción, es un presupuesto de ajuste; son 240 mil millones de pesos, que no tiene inversión en bienestar estudiantil y en formación de recursos humanos, es decir, se apuesta solamente a cubrir salarios y tiende a la mercantilización, para que las universidades cubran sus gastos con postgrados y maestrías, que son pagas”, indicó a esta Agencia la docente.
Esta decisión política “además de representar la mercantilización de la educación significa, también, la restricción, porque hoy en día cualquier graduade para ser docente universitarie tiene que hacer algún tipo de postgrado y eso implica que aplicás una beca de Conicet -que también tiene menos presupuesto- o conseguís otros trabajos y, de a poco, te pagás el post grado, que es muy caro”.
Es que de facto hay una gran distancia entre las promesas de campaña de Alberto Fernández (quien se arrogaba ser docente de la Universidad de Buenos Aires) y lo que ejecuta su gestión. “Claramente hay un desfinanciamiento de la universidad”, subrayó la politóloga, quien recordó que “este año se pagó el aguinaldo fraccionado y eso tiene que ver con una disposición nacional y porque las Universidades están con déficit presupuestario y no había forma de poder pagar el aguinaldo de forma competa, es decir, a qué punto llega el desfinanciamiento si en el año no hubo gastos de gas, luz y, sin embargo, hay déficit presupuestario”.
“Hay un claro desfinanciamiento de la universidad pública que viene desde hace muchos años, que apunta que las casas de estudio comiencen a financiarse con post grados y cosas pagas. También, tiene que ver con pérdida de la autonomía, ya que en los últimos años hubo una transferencia de recursos de las universidades a la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU), que avanza contra las autonomías de las universidades porque financia acciones de las universidades a través de programas dirigidos”, explicó. En ese marco, precisó que las universidades “en vez de tener un presupuesto generoso, que le permita el pago de sueldos y decidir sus propias líneas de investigación, construcción y bienestar debe depender de programas de SPU”.
Ante ese escenario, los docentes esperan “un reconocimiento al trabajo, la urgente recomposición salarial, el aumento presupuestario para las universidades y partidas para las obras sociales universitarias (porque no tienen cómo financiarse)”, dijo Sforza, quien agregó que la compensación también “debe llegar a les auxiliares de primera y JTP, quienes estamos totalmente precarizades y hemos sostenido, también, la virtualidad”.
Por otro lado, reclaman un gesto político ante la criminalización de la lucha del claustro estudiantil, por lo que se exigió el desprocesamiento de quienes tomaron las facutlades en Córdoba en 2018.

Pandemia, virtualidad y paritarias
Cabe recordar que la paritaria docente cerró en junio y cuando se comenzó a convocar “era sobre las condiciones de trabajo y de entrada se anuló lo salarial, pero las federaciones y asociaciones de base siguieron insistiendo sobre la necesidad de aumento salarial porque son los docentes quienes sostienen la virtualidad (costeando mejores servicios de internet y equipamiento) con sus bolsillos y sin bonos (porque desde el gobierno decían que tenían cláusula gatillo que después la suspendieron arbitrariamente).
En ese contexto desde el gobierno dijeron que no iba a haber aumentos salariales pero después de la recomposición salarial que se otorgó a la Policía de Buenos Aires las aguas se agitaron: “Cuando les verdaderes esenciales no tuvimos ningún tipo de aumento el Gobierno tuvo que comenzar a discutir lo salarial”.
Sin embargo, la audiencia pactada para este jueves se suspendió, “lo que generó mucho malestar y en ese contexto el congreso de Conadu Histórica definió un plan de lucha que comenzó hoy y entendemos que habrá continuidad, porque no hay un atisbo de oferta”.
“Esperamos que el gobierno reconozca el trabajo que venimos haciendo porque hemos venido sosteniendo todo, ya que la mayoría de las gestiones universitarias decidieron (de forma unilateral cómo implementar las clases virtuales) y los docentes tuvimos que acatar sin tener un espacio ni posibilidad de algún reclamo, sin reconocimiento de gastos, ni bonos y nos sacaron todos la cláusula gatillo”, aseguró.

universidad Ajuste Sforza Sitradu

Artículos Relacionados

Teclas de acceso