Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$103,7 / $109,7

Provinciales
Provinciales

Talleres para combatir el sedentarismo en épocas de pandemia 

El Centro de Jubilados y Pensionados de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) Entre Ríos sostiene los talleres para sus afiliados. “Al Covid-19 la combatimos con cuidados, vacunación responsable y salud mental”, afirmó a AIM la presidenta de la organización, Juana Ávalos.

Durante el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (Aspo) “se pronunció el sedentarismo, sobre todo en los adulto mayores, por lo que desde el Centro se trabajó en grupos y se puso en marcha el canal online, donde se trasmitían las clases de los talleres y se realizó un ciclo de charlas”, recordó Ávalos, quien señaló con el distanciamiento social “se resolvió volver a las clases presenciales, tomando todas las medidas de bioseguridad para ir reconstruyendo los lazos sociales de forma física”.

En ese sentido, Ávalos apuntó que la organización “tiene dos ejes de trabajo: el sindical, para defender los derechos de los jubilados y pensionados nacionales y provinciales, promoviendo el ejercicio de la ciudadanía; y el social, que es una reama de contención y acompañamiento a los afiliados, promoviendo el envejecimiento activo mediante diferentes talleres y el fomento de actividades grupales, hoy con todas las medidas de bioseguridad pertinentes ante el Covid-19”.

En ese marco, el gremio “logró recuperar los talleres de forma presencial, por lo que hay de danzas folklóricas, bordado, salud y bienestar, aqua-aerobics y coro”, detalló Ávalos.

Juliana Gericke, coordinadora del taller de aqua-aerobics, indicó que los talleres durante la pandemia “se desarrollan como todos los años, pero adecuando al contexto en el que estamos viviendo hay ciertas actividades que no podemos realizar y tenemos protocolos que cumplir”.

La profesora detalló que “todos los que participan llevan una declaración jurada, mantenemos cuidado de sanitizar materiales y vestuarios, como así también respetamos la distancias en nuestras actividades”.

Al respecto, agregó que las expectativas “se presentan frente a poder brindar una acompañamiento a los participantes de los talleres, de poder generar propuestas que sean significativas para este año, dónde estamos en búsqueda de promover hábitos saludables para afrontar la pandemia”.

El trabajo presencial “es muy importante por los beneficios que trae consigo la actividad física, cómo así también el contacto con compañeros, el trabajar en equipo, compartir un momento con viejos amigos , charlar, organizar planes y disfrutar del taller. En este último tiempo conocimos casos de muchos afiliados que pasaron mucho tiempo aislados solos por lo que queremos apoyarlos y acompañarlos para afrontar la situación”, aseguró la docente.

La concurrencia a las clases “superó las expectativas y dejó en evidencia que era necesario volver a encontrarnos en la prescencialidad”.

En ese marco, Augusto Andrade, del taller de Bienestar y salud, contó que “se trabaja respetando los protocolos que definió la Municipalidad, es decir, no más de diez personas por grupo; distanciamiento social y las actividades se hacen en un espacio abierto o ventilado, higienizando los elementos al comienzo y final de clase”.

Asimismo, afirmó que “realizar los encuentros de manera presencial es muy importante debido a la complejidad de los ejercicios a realizar y a la sociabilización”.

Nicolás Ellemberger, del taller de Danzas Folklóricas contó que “trabajar en los talleres en pandemia es un desafío y una responsabilidad muy grande, ya que hay que las clases y adaptarlas a esta nueva ‘normalidad’”.

El trabajo en la danza folklórica “es a través de danzas sueltas pero interdependientes donde haya el menor contacto físico, pero si interpretativo y comunicativo entre los asistentes. La expectativa principal es acercar la danza a los que quieran practicarla y que disfruten de ella y de la relación con sus pares, esto ayuda a que emocionalmente y psicológicamente las personas expresen lo que sienten, lo que les pasa y vean en esto una forma de alivio a lo vivido el año anterior donde vimos poca interacción presencial”, aseguró.

Norma Ramos, del taller de Bbordados, dijo que el trabajo es “respetando los protocolos propuestos por el Centro de Jubilados para llevar adelante un taller seguro, para cuidar la salud de todos”.

Las expectativas “son no solo aprendizaje en cuanto manualidades sino, también, le damos importancia a socializar, a compartir charlas y anécdotas divertidas valorando la presencialidad, el contacto con el otro en esta nueva normalidad”.

Los beneficios que tiene el trabajo presencial “es que la persona puede salir de su casa, encontrarse con el grupo y no estar encerrado en soledad, ya que uno de los beneficios que mas destacamos es la amistad. Poder generar un vinculo de amistad que continua en el tiempo”, relató la profesora.

“Destaco la importancia del taller presencial en este momento tan difícil ya que es algo valorado tanto por las alumnas como por mí”, afirmó la docente.

talleres ate ávalos

Artículos Relacionados

Teclas de acceso