Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$164,7 / $172,7

Salud y Bienestar
Salud y Bienestar

Alopecia areata y estrés: Cómo se relacionan

Esta clase de alopecia es la segunda más común después de la androgénica y suele estar relacionada con episodios de gran impacto emocional.

El estrés y la caída del cabello están más relacionados de lo que crees. Y es que durante un periodo crítico, se pueden producir respuestas autoinmunes que debilitan el cuero cabelludo y lleven a una inevitable calvicie.

A pesar de que la alopecia no representa ningún peligro para la salud de las personas, sí puede desencadenar un profundo malestar acompañado de la disminución de la autoestima. La persona sufre por la caída del cabello, lo cual además de suponer una pérdida, también afecta a su imagen física y en definitiva a su identidad, a cómo se ve y se valora, y a las interacciones con los demás.

¿Qué es la alopecia areata?

La alopecia areata (AA) es una enfermedad dermatológica que se caracteriza por la pérdida del cabello, tanto en el cuero cabelludo como en otras partes del cuerpo. Este padecimiento genera parches bien delimitados del tamaño y la forma de una moneda, aunque en algunos casos puede producir la caída del cabello en su totalidad.

Según información de la Clínica Mayo, la alopecia areata es una de las tres clases de caída del pelo que suelen estar asociadas con altos niveles de estrés. Esto se debe a que, a raíz de estos episodios emocionalmente agotantes, el sistema inmunitario ataca los folículos pilosos. Algo que genera la caída del cabello con el paso del tiempo.

Por fortuna, cuando se logran superar aquellos problemas o situaciones que ocasionaban estrés a los pacientes, se puede volver a recuperar el cabello con ayuda de tratamientos profesionales. En la actualidad, es posible encontrar una buena clínica dermatológica que brinde servicios de gran ayuda en estas situaciones, como el láser capilar, la mesoterapia capilar o la bioestimulación capilar con Minoxidil.

Así que aquellas personas que sufran de esta condición es necesario que acudan a una valoración médica para aplicar el tratamiento más oportuno en cada caso. Además, la alopecia areata afecta tanto a mujeres como a hombres, y en estos últimos incluso puede presentarse en la barba. Por lo que buscar ayuda profesional se hace indispensable.

¿Cómo saber si la alopecia es por estrés?

Cualquier persona puede llegar a sufrir alopecia areata, producto de diversos factores nerviosos en el día a día, como el estrés o la ansiedad derivados de algunas situaciones específicas. Esto es debido a que un mal manejo de las emociones puede provocar una serie de síntomas, siendo el más notable la caída del cabello.

La vivencia de situaciones complicadas, como la pérdida de un ser querido, problemas económicos o una ruptura amorosa, puede generar esta problemática, la cual suele manifestarse entre el tercer y el sexto mes de sufrir estrés emocional.

No obstante, es importante recordar que, aunque este tipo de alopecia se produce a raíz de los altos índices de nerviosismo, en la mayoría de los casos suele ser temporal. Por lo que buscar asesoramiento psicológico y llevar un estilo de vida saludable suelen ser grandes alternativas para dar solución al problema de raíz o aprender a manejarlo. Puesto que, si la salud mental continúa viéndose afectada por factores externos que generen ansiedad y estrés, es muy probable que los mechones de cabello se sigan cayendo y acabe afectando a la autoestima.

¿Existen varios tipos de alopecia areata?

Según diversos estudios, los pacientes afectados con alopecia areata abarcan todas las edades, etnias y sexos. Y suelen experimentar una profunda frustración debido a la naturaleza impredecible de su enfermedad. Algo que ocasiona un deterioro en el bienestar emocional y la autoestima y un riesgo de sufrir comorbilidades psiquiátricas.

Dependiendo de su gravedad, la alopecia areata se clasifica en:

1. Alopecia areata común

Según datos de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) es el tipo más frecuente. Se caracteriza por la pérdida de uno o varios mechones de cabello del tamaño de una moneda. Las zonas más afectadas son el cuero cabelludo, las cejas, la barba, las axilas e incluso la zona genital.

Este tipo se subdivide a su vez en alopecia areata en placa única (la cual solo afecta a una zona específica del cuero cabelludo) o en placa múltiple (donde se generan parches en varias zonas que pueden llegar a unirse).

2. Alopecia areata total

Ocurre cuando la enfermedad afecta a todo el cuero cabelludo y se produce la caída inevitable de todo el cabello. Esta calvicie suele estar muy relacionada con episodios de gran estrés y autoestima. Más aún en aquellos que sufren de falacrofobia. Así que se recomienda buscar ayuda profesional desde el comienzo para no permitir que se avance hasta este estado.

3. Alopecia areata universal

En este tipo de alopecia se afectan los folículos pilosos de todo el cuerpo. Lo cual genera la caída de las cejas, las pestañas, el vello axilar y púbico. En esta enfermedad autoinmune, el organismo genera anticuerpos contra una parte del folículo capilar. Algo que los debilita tanto que no hay terapias totalmente efectivas para su solución.

Tratamientos capilares para la alopecia areata

Existen varios tratamientos efectivos que pueden ayudar a los pacientes con alopecia areata a recuperar la vitalidad de su cabello. El primero y más importante es buscar ayuda psicológica para poder controlar los estados de ansiedad y de estrés. Ya que existen algunos acontecimientos personales que pueden desencadenar alteraciones inmunitarias dañinas para el cuero cabelludo.

Además, las personas que sufren de alopecia areata pueden tener un impacto psicológico severo. Por lo que el acompañamiento profesional se hace indispensable. Así que, al tener presente que es una enfermedad producto de los altos niveles de estrés y nerviosismo, se debe procurar asistir a terapia y llevar una vida saludable con una buena dieta, descanso y ejercicio. En muchos casos, con eso basta para que el cabello comience a crecer nuevamente.

Por su parte, algunos centros dermatológicos emplean la láser terapia que evita la caída, estimula el crecimiento y aumenta la densidad del cabello. También la mesoterapia capilar a base de vitaminas, ácido hialurónico, coenzimas y oligoelementos esenciales que invierten el proceso degenerativo de las células del cuero cabelludo. O emplean Minoxidil oral o tópico por su efecto vasodilatador que fortalece la melena y promueve su crecimiento.

Recuerda que la combinación de varias técnicas suele generar muy buenos resultados. Así que si últimamente has pasado por altos niveles de nerviosismo y has notado que tienes parches calvos en tu cabeza, procura mantener la calma. Muchas veces el cuerpo ante situaciones extremas suele verse muy afectado y es indispensable buscar atención profesional.

Fuente: La Mente es Maravillosa.-

Alopecia

Dejá tu comentario sobre esta nota

Artículos Relacionados

Teclas de acceso