Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$867,5 / $907,5

Economía
Economía

Era Milei: los salarios perdieron un 24 por ciento de poder de compra

El salario promedio en febrero fue de 619.007,05 pesos, un valor que se volvió a ubicar por debajo de la canasta familiar de pobreza. Se aceran al piso del final de la convertibilidad.

Como consecuencia del impacto del ajuste económico y la licuación de los ingresos, los salarios formales registraron en febrero el cuarto mes consecutivo de retroceso frente a la inflación, acumulando una caída del 23,9 por ciento desde noviembre, y se acercan al mínimo histórico del final de la convertibilidad.

Según los datos de la Remuneración Imponible de Trabajadores Estables (RIPTE) los salarios aumentaron un 11,5 por ciento en el segundo mes del año, frente a una inflación que alcanzó el 13,2 por ciento, tal como reflejó el Índice de Precios al Consumidor (IPC) del INDEC.

De esta manera, el salario promedio en febrero fue de 619.007,05, un valor que, al igual que en enero, se ubicó por debajo de la canasta familiar de pobreza. Así quedó reflejado con el dato del INDEC, ya que un matrimonio con 2 hijos menores necesitó 690.901,57 para cubrir sus necesidades básicas, sin considerar el alquiler.

Los salarios de los trabajadores tuvieron una caída del 26 por ciento interanual en febrero, según los cálculos del economista Salvador Vitelli, quien aportó que con el retroceso del segundo mes del año se alcanzó la peor caída cuatrimestral en la historia del índice.

En este sentido superaron el derrumbe de la convertibilidad en cuanto a un periodo de cuatro meses, que fue del 20 por ciento, y se acercan al mínimo mensual.

En 2023, el salario promedio terminó en 484.298,40, creciendo un 149,4 por ciento frente al valor que presentaba a finales del 2022 cuando alcanzaba los 194.175,11. La suba no fue suficiente para ganarle a la inflación que fue del 211,4 por ciento en los 12 meses del año pasado. La diferencia representó una pérdida del poder adquisitivo del 20 por ciento para los 10 millones de trabajadores formales del sector público y privado que contempla el RIPTE.

Vale recordar que el RIPTE se define como la remuneración promedio sujeta a aportes al Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) que perciben los trabajadores que se encuentran bajo relación de dependencia y que han sido declarados en forma continua durante los últimos 13 meses.

El indicador es una de las variables que se toma en cuenta para el cálculo de la movilidad previsional junto a la evolución de la recaudación tributaria que va a la Seguridad Social, descontando el incremento del padrón de beneficiarios.

salarios

Artículos Relacionados

Teclas de acceso