Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$845,5 / $885,5

Economía
Economía

Esperan nueva suba en los precios de los combustibles

Desde este viernes primero de marzo podrían volver a incrementarse los combustibles, debido a tres factores que presionan en los precios: la aplicación de un impuesto, el camino hacia un precio de export parity y la devaluación del tipo de cambio oficial.

De momento, no hay ninguna información oficial por parte de las petroleras de que vayan a incrementar los precios. Sin embargo, fuentes de las estaciones de servicio nucleadas en Cecha afirmaron que el incremento estará en torno al 4 por ciento, principalmente por el traslado a precios que implicará la aplicación del impuesto a los combustibles (ICL) como factor principal.

Sube el impuesto a los combustibles
Desde marzo, el impuesto a los combustibles subirá 50 por ciento. Si la suba se traslada plenamente al precio de la nafta, podría aumentar 4,4 por ciento en la Ciudad de Buenos Aires y un 3,8 por ciento en Córdoba, según un informe del Iaraf.

Si las petroleras decidieran trasladar la totalidad del impuesto y no absorberlo, el litro de nafta super pasaría en CABA de 750 pesos a 783 pesos. En otras provincias, como puede ser Córdoba, de 858 pesos a 891 pesos. Si bien las empresas podrían optar por bajar el precio del combustible para compensar la suba del impuesto y que no se traslade al surtidor, esto no es lo que suele ocurrir cuando se aplica el ICL.

En el caso del gasoil, el aumento del impuesto será de 21,29 pesos de aumento en pico de surtidor. Porcentualmente sobre precios vigentes implicará una suba del 2,7 por ciento, estimó Cristian Bergmann, especialista en energía y titular de Bergmann y Asociados.
La aplicación de este impuesto se había congelado durante el gobierno anterior de Alberto Fernández. En febrero, el ministro de Economía, Luis Caputo, definió que se vuelva a aplicar, en cuotas. De hecho, se volvió una pieza fundamental en el plan oficial de sostener el superávit fiscal y mantener las cuentas públicas como "ancla" del programa. Según Caputo, este tributo aportará 0,5 por ciento del PBI a la recaudación durante el 2024.

Como el impuesto se había congelado durante años, la vuelta de su aplicación se definió en cuatro etapas. La primera ocurrió en febrero, cuando la nafta se incrementó un 6 por ciento. La segunda se implementará ahora en marzo, con un incremento del impuesto de monto fijo de 33 pesos, que eleva el tributo desde 65 pesos por litro a 98 pesos, es decir, un incremento del 50 por ciento.

Esta actualización se corresponde con la inflación del primer trimestre del año 2023. Restan dos etapas, en abril y mayo. Luego, a fines de junio, debería actualizarse de acuerdo a la inflación del Indec del primer trimestre de 2024. Y así sucesivamente, de acuerdo a la legislación del tributo, anticipó el Iaraf.

Los otros dos factores que presionan en el precio
Además, hay otros factores que pueden impactar en el litro de nafta. Por un lado, los leves movimientos que existen en el tipo de cambio oficial, a un ritmo de crawling peg del 2 por ciento, que de momento Economía no prevé modificar. En su paso por Argentina, la número dos del FMI, Gita Gopinath, le pidió al Gobierno que sea claro con la política cambiaria como pieza clave de un plan de estabilización.

El tercero es el precio export parity: la Secretaría de Energía y las petroleras coinciden en que la "señal de precios" es clave para fomentar la inversión. Por eso, sector público y privado consideran que el barril de petróleo debería venderse en el mercado interno al mismo precio de exportación, lo que se conoce como export parity. Sin embargo, según pudo averiguar este diario, esto todavía no ocurre y sigue vigente el llamado "barril criollo".

En el mercado, las refinadoras adquieren el barril a un precio en torno a los 65 dólares, lejos de los 80 dólares a nivel internacional. En diciembre, ese barril criollo se vendía a 56 dólares. Por lo que se fue cerrando la brecha, pero "todavía falta", señalaban en una petrolera. "En 6 meses creemos que va a cerrarse la brecha", agregaron, por lo que dejará de existir el barril criollo y el precio del mercado interno se equiparará con el de exportación. El proyecto de ley ómnibus preveía eliminar el barril criollo, pero nunca se aprobó.

El gobierno buscará así incrementar las inversiones en el sector energético, al que considera clave para que se del "despegue" de la economía.

Para Bergmann, experto en energía, a los cálculos sobre paridad de importación, estiman que está en el orden del 15 por ciento para encontrar el equilibrio.

Un cuarto factor: los biocombustibles
Además, agrega que podría haber novedades en materia de biocombustibles: "Se espera que después de las recomposiciones de precio en diciembre y febrero, continue el sendero de ajustes", anticipó. "La caída de la ley ómnibus torna inexorable una decisión gubernamental sobre esta cuestión", agregó el especialista.

Por todas estas variables, Bergmann consideró que el aumento del combustible podría llegar al 9 por ciento en el surtidor desde marzo, pero si bien hay criterios técnicos, también habrá que tener en cuenta la viabilidad política.
El Cronista

Economía

Artículos Relacionados

Teclas de acceso