Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$820,0 / $860,0

Internacionales
Internacionales

Alertan del alto impacto de la energía marina de la Unión Europea

La Comisión Europea no ha valorado en profundidad las consecuencias ecológicas del despliegue de las infraestructuras de energía marina, un sector clave para alcanzar los objetivos climáticos en el que se han invertido 17.000 millones de euros comunitarios en los últimos 15 años, pero que puede ser “perjudicial” para el medioambiente.

Esa es la principal conclusión que se desprende de un informe publicado este lunes por el Tribunal de Cuentas Europeo, en el que los auditores manifiestan su temor a “que la expansión por Europa de la energía renovable marina sea perjudicial para el medio marino, tanto por debajo como por encima del nivel del mar”.

“El despliegue de la energía renovable marina plantea una serie de problemas prácticos, sociales y medioambientales que aún no han recibido suficiente atención”, sostienen el Tribunal de Cuentas.

A diferencia de otras auditorías centradas en comprobar si las acciones e inversiones comunitarias en un área política han resultado eficientes, en esta ocasión el informe examina en particular “si el desarrollo de la energía renovable marina es sostenible en la UE”.

Para ello, los miembros del tribunal mantuvieron entrevistas con personal de la Comisión Europea, de los Estados miembros, del Banco Europeo de Inversiones, las grandes asociaciones industriales, las ONG ecologistas y expertos externos, y fiscalizaron en particular los casos de Alemania, España, Francia y los Países Bajos.

Los auditores detectan falta de estudio y conocimiento sobre las implicaciones de la energía marina, y en particular de “los efectos acumulados en el medio marino” causados “por todas las actividades pasadas, presentes y futuras”.


Biodiversidad

Esa carencia de información plantea posibles efectos negativos de la energía marina para la biodiversidad, como la colisión de aves contra los molinos o buques de mantenimiento, cambios en la calidad del agua debido a la liberación de contaminantes, desplazamiento de especies por el ruido, degradación de los hábitats o cambios en los patrones de migración de aves por variaciones en el campo electromagnético.

Sin embargo, también puede acarrear consecuencias positivas, como la recuperación de hábitats debido a la exclusión de actividades humanas en las zonas de energía marina o la proliferación de determinadas especies de peces e invertebrados por el “efecto arrecife”: una empresa neerlandesa probará nuevos métodos de cultivo de mejillones en un parque eólico en alta mar.

“Aún deben reconocerse numerosos aspectos medioambientales relacionados con el despliegue previsto de energías renovables marinas” y “dada la magnitud de este despliegue en los próximos años, puede dejar una importante huella ambiental sobre la vida marina”, apuntan desde el Tribunal.


Pesca y empleo

En dos países con fuertes flotas pesqueras como Francia y España aún no han surgido grandes conflictos por el desarrollo de energías marinas, señalan los auditores, que advierten de que el despliegue de infraestructuras implicará una reducción progresiva del acceso a zonas de pesca, lo que podría reducir los ingresos de la actividad y aumentar la competencia entre pescadores.

En las zonas donde con instalaciones energéticas marinas se han observado también “algunos aumentos de la densidad de peces”, aunque los auditores señalan que “la mejora de la población de peces a mayor escala es incierta”.

El desarrollo del sector también tendrá efectos sobre el empleo y si el número de trabajadores en esa industria ha pasado de 400 profesionales en la UE en 2009 a unos 77.9000 en 2020, existe “el riesgo de que se pierdan puestos de trabajo en el sector pesquero”, en un contexto en el que “hay pocos estudios sobre las implicaciones socio-económicas del desarrollo” de esas tecnologías.


Objetivos energéticos

La UE se ha marcado el objetivo de reducir sus emisiones de CO2 en un 55 por ciento en 2030 en relación con 1990, para lo que es necesario electrificar el sistema productivo y generar esa energía de forma renovable, que al final de la década deberá suponer el 42,5 por ciento del consumo energético final en el bloque comunitario, frente al 22 por ciento de 2021.

En 2020, cuando la Comisión Europea adoptó la Estrategia de la UE sobre energía renovable marina, todo el bloque comunitario tenía instalados 12 GW de ese tipo de generación, pero Bruselas fijó unas metas -no vinculantes- de 60 GW de eólica marina en 2030 y 300 GW en 2050 (1 GW y 40 GW respectivamente para la oceánica, que genera energía gracias a las olas, corrientes y mareas).

“Son (objetivos) ambiciosos y pueden ser difíciles de alcanzar”, señalan los auditores.
Entre los desafíos que acechan al sector, el Tribunal que “las materias primas fundamentales son suministradas casi totalmente por China”, además de advertir sobre posibles cuellos de botella y el aumento de la inflación como factores que pueden afectar al despliegue de la infraestructura.

Fuente: Agencia EFE

ecosistemas Energías renovables Unión Europea

Artículos Relacionados

Teclas de acceso