Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$77,50 / $83,50

Internacionales
Internacionales

Carolina Cosse, la ingeniera electricista del PC que asumirá la intendencia de Montevideo

El primer desafío de la futura intendenta de Montevideo será mantener la unidad del partido de izquierda en el armado del gabinete.

"Pero, m’hijita, no se ponga así; usted siempre va a poder hacer lo que quiera”, le dijo a Carolina Cosse su abuela materna, doña Olga, cuando ella era muy chica y no podía resolver un problema de matemáticas. La futura intendenta estaba sentada frente a la mesa de la cocina, con su cuaderno abierto, y había empezado a llorar. Las palabras lograron calmarla y a los cinco minutos pudo encontrar la solución del ejercicio.

Cosse nació el 25 de diciembre de 1961 en Montevideo. Su infancia la vivió en la calle Azambuya, en el límite entre Villa Española y la Curva de Maroñas. Su madre, Zulma Garrido, era profesora de historia, y su padre, Villanueva Cosse, actor y bancario. Ellos se divorciaron tempranamente, pero siempre mantuvieron una buena relación. Carolina, en tanto, creció viviendo con dos mujeres: Zulma y doña Olga, una persona de campo que solo había podido cursar hasta tercero de escuela y que hizo todo para que su nieta pudiera estudiar.

Fue a la escuela N° 117, que en ese entonces funcionaba en los almacenes de la Funsa, y allí, en segundo año, una maestra le despertó el amor por las matemáticas. Fue abanderada, y en tiempos en que las ciencias duras eran cosas de varones, decidió estudiar ingeniería.

Muy joven sintió el peso de la dictadura, cuando su padre tuvo que exiliarse, y aún recuerda con tristeza un año entero en el que no pudo comunicarse con él ni por teléfono. Su familia era humilde y una llamada a larga distancia era algo prohibitivo. Empezó a trabajar a los 17 años, dando justamente clases de matemáticas en la cocina de su casa. Después, ya cuando estaba cursando en la facultad, siguió enseñando en academias privadas.

A sus 19 años la maternidad le puso una pausa a los libros. Primero nació Rodrigo y un año después, Rocío. Él es arquitecto, ella fonoaudióloga. Ambos la acompañaron ayer durante gran parte de la jornada y después de saludar a los militantes en el balcón de la Huella de Seregni, lo primero que pidió fue reunirse otra vez con sus hijos. Al igual que sus padres, ella se divorció cuando sus niños eran chicos, pero siempre dice que todo se hizo en buenos términos y que su exmarido ha sido un gran padre.

Luego de dejar los estudios para criar a sus hijos, volvió a la Facultad de Ingeniería en 1983. Su militancia comenzó en aquellos años en la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC). Ella, aunque para ganar esta elección también se valió de una alianza con el Partido Comunista, se suele definir como frenteamplista independiente.

Cosse se recibió en 1991 de ingeniera electricista. Eligió esa carrera porque era la que más matemática tenía -en 2009, además, obtuvo un magíster en ingeniería matemática. Hasta iniciado el siglo XXI se desempeñó más que nada en empresas privadas. Trabajó en Siemens, Codetel, Edesur, Verizon; aunque también hizo tareas puntuales para el Banco de Seguros del Estado (BSE), el Banco de Previsión Social (BPS) y UTE.

En 2006 estaba en el exterior cuando recibió una llamada de Julio Batistoni, exdirector de planificación de la Intendencia de Montevideo e histórico miembro del MLN-Tupamaros y el MPP. Allí fue contratada primero para resolver un problema técnico puntual, algo que hizo con éxito, y en 2008 asumió como directora de la División Tecnología de la Información, donde estuvo a cargo de la implantación de la tecnología STM para el transporte público. Fue en esos años que se acercó al MPP, a José Mujica y Lucía Topolansky. A ella le agradeció ayer especialmente durante su discurso. A Mujica, en cambio, no lo nombró.

Cuando el líder del MPP fue elegido presidente en 2010 -el mismo año en que se incendió el Cilindro-, se convirtió en la presidenta de Antel. Su gestión allí no deja lugar a medias tintas: están los acérrimos críticos y los enérgicos defensores. De sus años en el ente siempre nombra cuatro cosas: el cable submarino que une Uruguay con Estados Unidos, la creación del data center, la instauración de la fibra óptica y -lo que más le han criticado- el Antel Arena.

En 2014 lo que quedaba del Cilindro se tiró abajo y empezó el proyecto para la construcción de la nueva arena. Primero se dijo que la obra iba a tener un costo de US$ 40 millones; luego -ya durante el gobierno de Tabaré Vázquez- Cosse dijo en el Parlamento que iba a ser de US$ 82 millones. Finalmente se supo que se gastaron US$ 110 millones. La nueva intendenta ha advertido que los cambios en la cifra tienen que ver con algunas cosas que no se habían tenido en cuenta al principio: un parque de 10 hectáreas que se hizo en los alrededores del edificio, una cancha de baby fútbol, una escuela, un auditorio exterior para 1.000 personas y todo el equipamiento para el Antel Arena.

La confianza que le dio Mujica a Cosse luego se la renovó Vázquez, por eso fue su ministra de Industria durante casi todo el período. Renunció pocos meses antes de empezar la campaña para, otra vez con el apoyo de Mujica, presentarse como precandidata a las elecciones nacionales que se disputaron el año pasado.

Esa fue la primera vez que Cosse se postuló como candidata. Debutó aspirando a la Presidencia de la República y perdió las elecciones internas con Daniel Martínez. Su colega no la eligió como candidata a vicepresidenta y ella entonces explicitó su disconformidad. En conferencia de prensa, dijo que Martínez “no contribuyó a la unidad” del Frente Amplio en la elección de la fórmula.

Catorce meses después, les ganó la elección departamental a Martínez y a Villar, el candidato del MPP, y pidió en cada uno de sus discursos unidad, la palabra que repitió en cada acto de campaña.

La nieta de Olga pudo hacer lo que quiso: se ha convertido en una de las principales referentes de la izquierda con un cargo político. Su liderazgo, a partir de hoy, estará a prueba. El primer desafío será conformar un gabinete que mantenga unida a la colcha de retazos.

Primeros pasos

Cosse anunció que una de las primeras medidas en la que trabajará es su plan ABC, de Apoyo Básico a la Ciudadanía, con medidas de empleo, vivienda, salud y género, al que también llama “plan de emergencia”. Se financiará con el 7% de la recaudación anual de la comuna. La ingeniera anunció que en la transición lo bajarán a tierra.

El estallido de alegría se sintió en el tercer piso del comando de campaña de Carolina Cosse, en la peatonal Sarandí, frente al Registro Civil. Eran las 20:30 y Cifra había anunciado en Canal 12 que ella era la intendenta electa. Allí estaban varios dirigentes de los sectores políticos que impulsaron su candidatura: Juan Castillo, del Partido Comunista; Daniel Olesker y Gonzalo Civila, del Partido Socialista; Fabiana Goyeneche, de Casa Grande; y Luis Puig, del Partido por la Victoria del Pueblo (PVP), entre otros. Cosse, que había esperado los resultados junto a sus hijos en el segundo piso, subió y les habló a los dirigentes, que la esperaban al grito de “olé, olé, olé, Cosse, Cosse”.

“No me dan las manos para tocarles las manos a todos ustedes. Todos sabemos lo que estaba en juego acá y la verdad que con calma, con todo el amor de todos nosotros, y con todo el sacrificio, quiero lo mejor para Montevideo y lo mejor para el Frente Amplio”, dijo la intendenta electa, que man-tuvo el distanciamiento social, pero no contuvo la emoción.

Ya en la Huella de Seregni, agradeció a los otros candidatos del Frente Amplio, que sumaron para su triunfo, y explicó cómo conformará su gabinete, que será paritario. “Lo que más me importa es no configurar una fórmula matemática”, que asigne cargos en función de los votos obtenidos por los sectores, “sino un fuerte ánimo frenteamplista en el gabinete y eso lo tenemos que trabajar dentro del Frente Amplio, conversando”, dijo Cosse.

Ya en el balcón, anunció que habló por teléfono con la excandidata de la coalición multicolor, Laura Raffo, y que recibió las llamadas de la vicepresidenta, Beatriz Argimón, y del mandatario, Luis Lacalle Pou, con quien se reunirá esta semana. Pidió entonces a los militantes que no silbaran, porque su gobierno será “para todos”. “Son llamadas que me hacen sentir orgullosa de ser uruguaya”, agregó.

Además, recordó y parafraseó a Líber Seregni y anunció que mañana se reunirá con Tabaré Vázquez, el primer intendente y presidente de la historia del Frente Amplio, para pedirle consejos.

“A retirarnos con respeto, con alegría, vamos a seguir”, dijo en el cierre


Fuente: El País de Uruguay.

Uruguay Elecciones 2020

Artículos Relacionados

Teclas de acceso