Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$98,50 / $104,5

Salud y Bienestar
Salud y Bienestar

Sacarina y diabetes

Para aquellas personas que intentan llevar un estilo de vida saludable, la elección entre el azúcar y los edulcorantes artificiales como la sacarina puede ser difícil porque existe bastante confusión acerca de cuán idónea resulta cada opción. Un nuevo estudio aporta resultados que contradicen a otros anteriores acerca de la relación entre la diabetes y la sacarina.

El uso de edulcorantes artificiales ha aumentado drásticamente en los últimos años debido a la creciente concienciación de la gente sobre los efectos negativos para la salud derivados de un consumo excesivo de azúcar.

Sin embargo, últimamente han aparecido diversos estudios que sugieren que el consumo de edulcorantes artificiales está asociado con el síndrome metabólico, el sobrepeso, la obesidad y la enfermedad del hígado graso no alcohólica. Estos hallazgos han suscitado la preocupación de que el consumo de edulcorantes artificiales pueda conducir a resultados adversos para la salud pública.

Sin embargo, en su nuevo estudio, el equipo de George Kyriazis y Joan Serrano, de la Universidad Estatal de Ohio en Estados Unidos, ha constatado que la sacarina no conduce al desarrollo de la diabetes en adultos sanos, contradiciendo así las conclusiones de estudios anteriores.

"No es que las conclusiones de los estudios anteriores estén equivocadas; simplemente no controlaron adecuadamente cosas como los problemas de salud preexistentes, la dieta y el estilo de vida", aclara Kyriazis. "Estudiando el edulcorante artificial sacarina en adultos sanos, hemos podido aislar sus efectos y no hemos encontrado ningún cambio en el microbioma intestinal de los participantes o en sus perfiles metabólicos, a diferencia de lo que se sugirió anteriormente".

"Por otra parte, está bien documentado que el azúcar puede contribuir a la obesidad, las enfermedades cardíacas y la diabetes", matiza Kyriazis. "Así que, a la hora de escoger, los edulcorantes artificiales como la sacarina son los claros vencedores teniendo en cuenta toda la información científica de que disponemos actualmente".
El estudio se titula “High-dose saccharin supplementation does not induce gut microbiota changes or glucose intolerance in healthy humans and mice” y se ha publicado en la revista académica Microbiome.
Fuente: NCYT de Amazings

diabetes sacarina

Dejá tu comentario sobre esta nota

Artículos Relacionados

Teclas de acceso