Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$187,5 / $195,5

Caleidoscopio
Caleidoscopio

El nido del poder

Hay quienes para liberarse de los sistemas opresores suelen diseñar artefactos políticos que realicen sus deseos. Tras repetidos fracasos, prueban con construcciones colectivas, volviendo parcialmente a las ilusiones sobre el “pueblo” y a las cualidades prodigiosas que le atribuyeron los románticos alemanes.

Mientras tanto, desde que existe, el poder político sigue aplicando con éxito aquello de dividir para reinar con el fin de sostenerse y medrar. La lista es tan larga como se quiera, desde Egipto a las historias que narra la Biblia, la Roma antigua, teorizaciones como las de Maquiavelo y luego su discípulo Napoleón, la invasión de América y el genocidio de su población desde 1492 y el ascenso del imperio británico y sus sucesores.

Entre nosotros, un procedimiento ejemplar es Manuel de Sarratea comprando a Ramírez contra Artigas y luego poniendo a López contra Ramírez para dejar a Buenos Aires dueña de todo. Pero se puede considerar también un análisis “micro”.

El poder no está afuera y nosotros limitados a sufrirlo. Lo tenemos adentro con posibilidades de expresarse sólo coyunturales, en la violencia doméstica, en la delincuencia callejera o en riñas sin motivo aparente. Nos fascina y nos somete desde la voz de los padres, de los sacerdotes, de los maestros, de la escuela, de la universidad, de los amigos, de la calle, de la disciplina, de todo el que nos haya influido desde que éramos bebés y nos siga influyendo como el aire que respiramos.
Cuando el poder “macro” decae, por corrupción, envejecimiento, incapacidad de adaptación a formas nuevas o por lo que sea, los hasta ayer fueron sus víctimas lo toman en sus manos y muestran que lo que combatían anidaba en ellos: hacen lo mismo que los otros y vuelta a empezar.

Es posible tomar conciencia del monstruo que llevamos adentro, pero entonces nos arriesgamos a ser destruidos o aplastados. Según Osho, la India estuvo 2000 años dominada porque aparecieron en ella seis o siete siglos antes de nuestra era grandes guías que señalaron el problema, lo visibilizaron.

Ni los brahmanes desde mucho antes, ni los jainistas ni los budistas quisieron mandar ni obedecer. El resultado fue que la India cayó bajo cualquier invasor, incluso potencias muy inferiores en cultura, tamaño o población, desde los mongoles de aquellos tiempos, los musulmanes después y los británicos hasta el siglo pasado.
Cuando por fin se sacaron de encima a los ingleses, se occidentalizaron, renegaron en parte su propia herencia, se convirtieron en potencia nuclear y aspiran a ser un imperio industrial y militar.

Cuando un cambio de paradigma similar se produjo en Grecia desde Pitágoras, lo que aconteció fue que la civilización griega desapareció, dominada por Roma que dijo ser su heredera y hubo que creerle. Sin embargo, lo que trajo Roma al mundo fue enormemente diferente de lo que había alumbrado Grecia.
De la Redacción de AIM.

dominacion imperios jainistas britanicos India brahmanes

Dejá tu comentario sobre esta nota

Artículos Relacionados

Teclas de acceso