Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$882,0 / $922,0

Caleidoscopio
Caleidoscopio

Se cumplen cincuenta años de Cartero 

En los primeros meses de 1971, es decir, hace ya 50 años apareció “Cartero” (Post Office, en inglés) una de las novelas autobiográficas de Charles Bukowski, la que se considera parte de una trilogía donde cuenta sus desventuras de manera fragmentada y no necesariamente en orden cronológico aunque en cierto sentido toda su obra es autoreferencial: sus poemas, sus disparatadas columnas periodísticas, sus novelas o cuentos. Con el trazo árido, soez y lacónico característico de su realismo sucio cuenta el solitario derrotero de un empleado auxiliar del servicio postal llamado Hank Chinaski y crea una línea muy difusa entre la realidad y la ficción. Por Valentín Ibarra para AIM.

¡Empezó por una equivocación!
La narración comienza sin profundas introducciones, un día cualquiera por consejo de otro borrachín que vivía calle arriba, Hank se entera del asunto (algo fácil), el jefe de la estafeta postal les otorga algunas manzanas para repartir tarjetas navideñas: Así que hice el examen, lo aprobé, pasé luego las pruebas físicas y allí estaba, de cartero suplente (…) el curro era fácil y lo único que hacía era recorrer alguna manzana que otra repartiendo cartas. Ni siquiera llevaba uniforme, sólo una gorra y un saco de cuero. Iba con mi ropa habitual, cuenta y como cada vez que puede, Bukowski presume (con cierto lamento y agonía) de sus excesos: Había que entrar a las 5 de la mañana y el único borracho era yo. ¡Siempre bebía hasta pasada la medianoche! y allí nos sentábamos, a las 5 de la mañana, esperando a que pasaran las horas, esperando a que alguno de los carteros regulares llamara diciendo que estaba enfermo. Los regulares normalmente llamaban diciendo que estaban enfermos los días de lluvia, o durante una ola de calor… así describe su miserable existencia el autor de Pulp, otro de sus relatos urbanos indecentes.

“Caramba, todo lo que hacen estos carteros es dejar unas cuantas cartas en el buzón y echar polvos. Este es un trabajo para mí, oh sí sí sí”

Charles Bukowski

Pero dejadme que hable de los perros: era uno de esos días con una temperatura de casi 40 grados y yo estaba haciendo el recorrido, sudando, enfermo, al borde del delirio, resacoso. Me paré en un pequeño edificio de apartamentos con los buzones abajo, a lo largo del corredor. Abrí con mi llave. No se oía una mosca. Entonces sentí algo que me hurgaba en la entrepierna, iba subiendo hacia arriba. Miré y vi un pastor alemán, bien crecido, con su hocico debajo de mi culo. Con un movimiento de mandíbulas me podía arrancar las pelotas. Decidí que aquella gente se iba a quedar sin recibir el correo aquel día, y quizás para siempre. Y la lluvia, el desprecio de su jefe [eso es todo, Chinaski, hoy no hay nada para ti], el lamento de jamás disfrutar de un almuerzo y volver, rendido a descansar junto al culo de su borracha e infiel novia… ¡Betty, nenita, ahí voy!

Resacas matinales y una obra inclasificable.
Leer a Bukowski es leer una borrachera y el dolor de cabeza de la mañana siguiente; es un antihéroe, un perdedor con una escritura sencillamente obscena y carente de toda moral o belleza estilística. El poeta maldito de Los Ángeles, nos invita a pensarnos en medio de la muchedumbre, desde el anonimato y la exclusión más cruel, vagabunda sin fama ni seguro de desempleo. Sin romanticismos, el lado B del sueño americano. Comenzaron las lluvias. La mayoría del dinero se iba en beber, así que mis zapatos tenían agujeros en las suelas y mi gabardina estaba rota y gastada, se lamenta.

Algunos estudiosos lo ubican en el panteón “decadentista” por su escritura en franca oposición a los valores de la vida burguesa aunque de manera extemporánea pues este movimiento es propio de finales del siglo XIX y primeras décadas del XX, creemos que de ser posible algún tipo de clasificación, la obra de Bukowski encuadra mejor, como mencionáramos anteriormente, en el “realismo sucio” y su cartografía urbana exultante de bares, prostíbulos, callejones mugrosos y perdedores que hicieron las veces de elenco coral y escenario para el poeta y su pobrísima existencia. Me interesan más los pervertidos que los santos. Me encuentro bien entre marginados porque soy un marginado. No me gustan las leyes, ni morales ni religiones. No me gusta ser modelado por la sociedad, escribió en otra oportunidad y en su poema “A solas con el mundo” (como en tantos otros) deja ver que es mucho más que un vago irreverente que arroja obscenidades sobre su máquina de escribir y cada tanto nos regala la belleza y profundidad de otros versos como este: “la carne cubre el hueso / y dentro le ponen / un cerebro y a veces un alma / y las mujeres arrojan jarrones contra las paredes / y los hombres beben / demasiado / y nadie encuentra al otro / pero siguen buscando / de cama en cama / La carne cubre el hueso / y la carne busca / algo más que carne”.

Se cumplen cincuenta años de Cartero, una obra de Charles Bukowski que merece ser releída en tiempos decadentes, plagados de falsos héroes y mentiras.

Cartero Bukowski ibarra

Dejá tu comentario sobre esta nota

Artículos Relacionados

Teclas de acceso