Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$900,5 / $940,5

Internacionales
Internacionales

“Teléfono al viento” para hablar con los seres amados que ya no están

En medio de un bosque sereno, a pocos kilómetros de Olympia, la capital del estado de Washington (EE.UU), se encuentra un teléfono de disco antiguo. El aparato no está conectado a una línea telefónica y parece fuera de lugar. Pero se ha convertido, literalmente, en un salvavidas para que las personas hablen con sus seres queridos que ya no están.

Corey Dembeck, de 41 años, creó e instaló el teléfono eólico original en el parque Squaxin del noroeste del Pacífico a finales de 2020, después de enterarse de la muerte de la hija de cuatro años de un amigo de la familia.
Se inspiró en el “Teléfono del viento” original, instalado en Japón, diez años antes.

“Una mañana, me desperté y bajé las escaleras, y mi esposa parecía sorprendida. Ella, estaba como congelada y me dijo: `Joelle murió´, recuerda Dembeck. La situación "me arruinó, así que pensé, en ese mismo momento, voy a construir una de estas cosas para ellos".
Desde entonces se alejó de Olympia, pero se mantiene en contacto con la familia Sylvester, cuya pequeña hija, Joelle Rose, murió repentinamente después de enfermarse de faringitis estreptocócica que desencadenó una sepsis en su cuerpo.

Mensajes a los seres queridos
Dembeck, un veterano del ejército estadounidense que trabajó como fotoperiodista entre 2000 y 2005, llevó el teléfono, los suministros y las herramientas al parque de propiedad de la ciudad y lo sujetó a un viejo cedro en una zona tranquila junto a un sendero.
Dembeck, de pie junto al teléfono, dice que su razonamiento para esconderlo en el parque fue que era mejor pedir perdón que permiso, especialmente porque iba a ser algo difícil de explicar.

Después de que la gente se enteró del teléfono y comenzó a visitarlo en masa, la ciudad decidió convertirlo en una instalación oficial, quitándolo del árbol y trabajando con Dembeck para crear un cartel y una placa en memoria de Joelle.
La placa dice: “Este teléfono es para todos los que alguna vez han perdido a un ser querido. El teléfono es una salida para quienes tienen mensajes que desean compartir con sus amigos y familiares que ya no están. Es un teléfono para recordar y para decir las despedidas que nunca pudiste decir”.

La familia de la niña en el teléfono
Durante una tarde reciente, la familia de Joelle visitó el teléfono para celebrar su vida. Erin Sylvester, la madre de Joelle, dijo que a veces organizan fiestas con pizza e invitan a amigos a unirse a ellas.

“Necesito el teléfono. Necesito una salida. Como está dedicado a mi hija, siento que es diferente a que otra persona venga y lo use”, dice Sylvester, de 34 años, con los ojos llenos de lágrimas.

Jayden Sylvester, 12 años, hermano de Joelle Rose, quien murió en 2020, llama a su hermana desde el Teléfono del Viento que se instaló en su honor. Foto: (Reuters)

“No poder escuchar su voz al otro lado del teléfono puede ser muy desgarrador. Por eso, normalmente, vengo cuando ninguno de mis otros mecanismos de afrontamiento funciona y estoy buscando un último esfuerzo”, remarcó la mujer.

Visita inesperada
Los hermanos de Joelle, Jayden, de 12 años, y Jonah, de 8, y su hermana, Joy, de 5, se turnan para hablar por el teléfono, decirle cuánto la aman y extrañan, y colocan nuevas fotos en la publicación y recuerdos que ella amaba.
Durante su visita, un búho barrado marrón y blanco moteado se posa en una rama del cedro, justo encima del teléfono. La familia está hipnotizada. Erin dice que los búhos eran el “tema bebé” de Joelle cuando nació, y el mismo tipo de búho los visitó recientemente de manera similar, pero en un lugar diferente.

“Tiene que ser una señal. No hay otra manera de pensar en ello… eso no es una casualidad”, dice el padre de Joelle, Andre Sylvester, de 37 años, secándose las lágrimas de los ojos.
Momentos después, Andre levanta el teléfono para hablar con su difunta hija. "Te extraño. Gracias por aparecer hoy. Te extraño mucho." Dice Sylvester, mirando hacia la rama donde se posó el búho momentos antes. “Me gustaría que pudiéramos dar una vuelta por la manzana mientras yo fumo mi cigarro y tú saludas a todos y acaricias a todos los perros. Extraño eso", señaló.

Nuevos teléfonos
Desde la instalación del teléfono de Olympia, la noticia ha inspirado a otros estadounidenses a crear teléfonos en todo el país. Dembeck ha hablado por correo electrónico y por teléfono con muchas otras personas que han instalado un teléfono en honor a sus seres queridos y estima que ahora hay 50 en todo Estados Unidos.

Desde la instalación del teléfono de Olympia, la noticia ha inspirado a otros estadounidenses a crear teléfonos en todo el país.
Dembeck ha hablado por correo electrónico y por teléfono con muchas otras personas que han instalado un teléfono en honor a sus seres queridos y estima que ahora hay 50 en todo Estados Unidos.

El “Teléfono del Viento” instalado por Corey Dembeck en el Parque Squaxin, en Olympia, Washington, EE.UU. Foto: (Reuters).

"Para mí es muy duro venir aquí. Vengo tres o cuatro veces al año, descuelgo y llamo a mi madre o mi abuelo. Cuando empiezas a hablar es como terapia", dice Corey Dembeck, creador del Teléfono del Viento en Washington.
Dembeck dice que todos los que le hablan sobre el uso de su teléfono también le cuentan una historia trágica. "El hecho de que algo tan simple como esto les haya ayudado enormemente, ha sido una verdadera lección de humildad", dice y añade que siente que es lo mejor que ha hecho en su vida.

El primer “Teléfono del Viento”
En medio de un jardín con vista al mar de Namita, en la región de Otsuchi, en Japón, hay un viejo teléfono negro desconectado dentro de una cabina blanca. Lo instaló ahí un jardinero y paisajista de nombre Sasaki después de la muerte de su primo. Le puso “Kaze no Denwa”, o “el teléfono del viento”.

Sasaki cuenta que solía discar el número de su primo fallecido y hablarle dejando que a sus palabras se las lleve el viento. Era una forma de seguir en contacto.
Había empezado a trabajar en el proyecto en 2010 y en 2011 un terremoto que vino acompañado de un tsunami devastador arrasó con la zona en unos seis minutos, llevándose la vida de miles de personas de Otsuchi y los alrededores. Sasaki decidió abrir su cabina de teléfono al público y desde entonces se convirtió en lugar de peregrinaje para que todos los que habían perdido un ser querido pudieran dejar mensajes “a través del viento”.

Además de un teléfono negro antiguo, dentro de la cabina hay una libreta donde la gente deja mensajes.

Junto al teléfono hay además un cuaderno, el cuarto ya, donde algunos de los más de 30.000 visitantes que tuvo la cabina desde entonces dejaron mensajes para los que ya no están.
Siguiendo la idea original de Sasaki, se instalaron varios teléfonos en diferentes lugares del mundo: hay uno de Oakland, en Dublín, Irlanda, y los hay en otros puntos de Japón, Canadá y Estados Unidos, señaló LaNación.
Todos tienen el mismo propósito: un espacio para ese eterno ritual de algunos seres humanos de recordar a nuestros seres queridos fallecidos.
Fuente: Reuters

Olympia

Artículos Relacionados

Teclas de acceso