Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$816,5 / $856,5

Política
Política

El occidente mítico

Justo cuando occidente se termina de engullir al mundo, ve acercarse una declinación que quizá no lo deje disfrutar del éxito. La superioridad de occidente, que se hizo ver en la práctica desde la  invasión de América, fue codificado en algunos puntos fundamentales por sus intelectuales, un equipo con miembros    de todo el mundo, bajo la conducción conservadora de José María Aznar.

1) Las ideas nacidas en Grecia superadoras de la monarquía de origen religioso y mágico. Aparición de la polis y el ágora desde la cual se distingue el orden de la naturaleza y el orden social. La noción de semejanza, de igualdad ante la ley y la idea de libertad.

2) Los aportes de Roma. El derecho, esencial para la humanidad. Delimita lo tuyo y lo mío. “Permite individualizar la vida, porque la propiedad ya no se confunde con el magma comunitario”. Así, se extiende la idea de un derecho superior, perfecto e inmutable, un derecho natural, del que el derecho positivo no es más que una aproximación.

3) Los valores procedentes de la tradición judeo-cristiana, cuyo valor fundamental  es la idea de compasión, un concepto que va mas allá de la justicia propia de la tradición romana..., donde se unen: “el relato bíblico de la creación que hace hermanos a todos los hombres; la idea de tiempo lineal y no circular que hace posible la idea de progreso; la idea de la dignidad esencial del ser humano, universal”.

El otro lado de las cosas

Mirando al pasado se puede ver a los griegos como a muchos otros; pero es curiosa la idea de que el orden natural y social comenzó a distinguirse entre ellos, porque abundan ejemplos muy anteriores y muy elaborados, incluso en lo que luego se llamó América. Lo que sí hizo Grecia a partir del siglo VI antes de Cristo fue dejar de lado la sabiduría tradicional para reemplazarla por la invención individual y antojadiza de los "filósofos", cada cual con su escuela y su explicación, como hasta ahora.

La noción de semejanza tiene entre otros ámbitos su expresión en geometría, materia en que los griegos se consideraron siempre alumnos y deudores de los egipcios. A la igualdad -otra noción matemática- y a la libertad le falta la fraternidad para completar el ideario de 1789, pero esta última queda reservada por los doctrinarios de Occidente para la tradición judeocristiana.

La igualdad es una idea que tiene aplicación estricta en los entes de razón, porque en el mundo "real" no hay ni puede haber dos cosas iguales.

El símbolo matemático de igualdad, dos paralelas(=) fue introducido hace más de dos siglos por un matemático con el argumento de que no había nada más igual que las palalelas. Tiempo después Riemann,  Lobachevsky  y Bolyai dejaron de lado el quinto postulado de Euclides e inventaron  sistemas de geometría en que las paralelas se cortan, es decir, no son iguales. Ni ahí...

La igualdad y la libertad son hoy en día valores políticos, éticos o morales, y por cierto en esa condición no fueron del interés de los antiguos, que tenían puntos de vista mejores.

La apelación a la tradición judeocristiana para hacerla responsable de lo que ni siquiera la roza es resultado de la  necesidad de anclar en un pasado ficticio que sirva para ilustrar el presente. De manera similar, Virgilio, salvando las distancias,  a pedido del emperador Augusto. inventó para Roma, en la Eneida, un pasado mítico pero prestigioso.

En cuanto al derecho romano y su distinción usuraria de "lo tuyo y lo mío", tuvo su respuesta en un eminente español, don Miguel de Cervantes Saavedra. Dice en el El Quijote que cuando esa distinción se estableció, comenzó la decadencia en el mundo.

Haciendo occidentales a la fuerza

¿Cómo fue que América se incorporó al occidente hasta convertirse en una de sus partes fundamentales?

El relato de un "auto de fe" que hace el obispo de Yucatán, fray Diego de Landa, nos ilustra sobre aquellos inicios: "Usaban también esta gente (los mayas) de ciertos caracteres o letras con los que escribían en sus libros sus cosas antiguas y sus ciencias; y con ellas, y figuras y algunas señales en las figuras, entendían sus cosas y las daban a entender y enseñaban. Hallámosles grande número de libros de estas sus letras; y porque no tenían cosa en que no hubiese superstición y falsedades del demonio, se los quemamos todos lo cual a maravilla sentían y les daba pena".

También los occidentales franceses que iban a ver a la charrúa Guyusuna en una jaula en París se maravillaban de que su hijita llorara casi como una niña francesa.

El demonio y las falsedades de Landa, todavía sencillas, se han fragmentado y multiplicado los políticos modernos en neoestatismo, indigenismo racista, nacionalismo, militarismo, populismo, colectivismo, igualitarismo, que tienden a infectar las mentes

El arco de triunfo bajo el que todos debemos pasar son las sociedades de mercado modernas, abiertas, plurales, democráticas, competitivas  y occidentales.

Se trata de asegurar  libertad para el tráfico de capitales, seguridad para los inversores y cosas por el estilo

El relato del obispo Landa  nos muestra cómo comenzaron los mayas a conocer el occidente y sus excelencias de origen griego, romano y judeocristiano, que les muestran hoy a los nativos de Abya Yala la misma cara que entonces

Indios, socialistas, antioccidentales, todos igualmente peligrosos y necesitados de corrección  e instrucción, de ser guiados como ciegos al abismo.

Occidente no  tiene un pasado ni remotamente similar al de las civilizaciones orientales, por eso sus intelectuales tienden a adornarlo con abalorios a gusto pero nunca deben perder de vista que las mentiras son para que las crean los otros, no para que las creamos nosotros.

Ni hablar de lo que vino después con la cruz, la espada, la viruela, las minas de plata y oro, las haciendas, los obrajes y el resto. Si hubo "igualdad" no fue gracias a los valores del occidente grecolatino en América, donde los indígenas eran obligados a vestirse de acuerdo con la mezcla étnica de que provenían, para marcar la jerarquía con la ropa diferenciada.

Libertad hubo en los quilombos de negros, palabra que fue convenientemente denigrada pero que eran espacios libres. Incluso en el Martín Fierro, el protagonista va a buscar libertad a la tolderías de los indios, a los que el autor conocía mal y prejuiciosamente.

Al margen de excelencias presuntas, occidente considera inferiores y primitivas a las civilizaciones que se le resisten con la finalidad arrasarlas y niveladas por la occidental, la única digna del nombre de civilización.

Definiciones

Esta ansia de dominio, esta voluntad de manipular y someter, este desequilibrio esencial, esta actividad agitada sin fines ni principios, es lo que define al Occidente mejor que ninguna herencia griega, latina ni judía.

De la Redacción de AIM.

América invasion Jose Maria Aznar occidente pueblos originarios

Artículos Relacionados

Teclas de acceso