Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$147,2 / $155,2

Política
Política

La desigualdad y el trabajo esencial en la barriada

Desde el comienzo de la pandemia, se puso en evidencia la desigualdad estructural en la Ciudad de Buenos Aires, profundizada durante los últimos años. Donde el impacto fue mayor en las villas de emergencia y barrios populares, producto de los años de abandono y de ausencia de políticas públicas integrales para dar soluciones de fondo a los problemas estructurales, expresaron desde Barrios de Pie Capital en un documento al que tuvo acceso AIM.

En ese marco, “todas las organizaciones tuvimos que lamentar la pérdida de compañeras y compañeros por el Covid-19 durante 2020 y lo que va del 2021”, agregaron.

“La situación actual es de suma gravedad y creemos que hubiera sido muchísimo peor para nuestro pueblo si las organizaciones populares no hubiéramos estado desde el inicio atajando los penales de la emergencia sanitaria y la crisis económica y social.
Durante la pandemia se puso en evidencia el rol clave de nuestras organizaciones sociales y nuestros trabajadores esenciales en los territorios que pelearon contra el hambre, ante el aumento exponencial de quienes día a día golpeaban la puerta de cada comedor pidiendo un plato de comida para sus familias”, destacaron a AIM.

Producto de la lucha, “las organizaciones hemos logrado que el Gobierno de la Ciudad reconozca el trabajo esencial de los compañeros de los comedores y su incorporación como sector estratégico para la vacunación. Y si bien creemos que es un gran paso, que es necesario avanzar en todos los trabajos esenciales que desarrollamos en las barriadas”, agregaron.

Los promotores de salud junto a los trabajadores de las salitas y los hospitales no dudaron un segundo en poner el cuerpo, aún ante el temor a los contagios, concientizando y brindando información sobre los cuidados y qué hacer frente a la presencia de síntomas; acompañando a las vecinas y los vecinos aislados y a quienes necesitan asistencia alimentaria; atendiendo otras problemáticas y garantizando el acceso a un sistema de salud a punto del colapso permanente.

El contexto de aislamiento generó mayores niveles de violencia doméstica que implicaron un incremento en el acompañamiento cuidado y permanente de los promotores territoriales de géneros y diversidades tanto a realizar las denuncias, como en la atención médica, en el acceso a la salud sexual y (no) reproductiva, concientización e intervención en situaciones muy complejas, y están en alerta permanente frente a la violencia machista.

En una Ciudad, en donde año a año aumenta la falta de vacantes para acceder a la educación pública, los jardines, bachilleratos populares y otros espacios educativos, los educadores populares se han vuelto claves para el acceso a la educación de los más humildes y han cumplido un rol esencial durante la pandemia, elaborando propuestas educativas para trabajar de forma virtual y desarrollar la continuidad pedagógica que el propio gobierno no garantiza.

Las organizaciones sociales “luchamos por el acceso a derechos integrales de los más humildes de la Ciudad. Exigimos que el trabajo de nuestros compañeros sea reconocido y, en ese sentido, se los incorpore al plan para la vacunación contra el Covid-19. Somos la primera línea en la pelea contra el hambre y la miseria. Somos la primera línea en el cuidado, el acompañamiento, y el trabajo contra la violencia machista. Somos la primera línea en la pelea contra el coronavirus que golpea a los más pobres, y en la lucha por el acceso al derecho a la salud de forma integral”, dicen desde Barrios de Pie, en el documento al que tuvo acceso AIM.

organizaciones sociales

Artículos Relacionados

Teclas de acceso