Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$125,7 / $131,7

Política
Política

Si sigue la extracción de arenas en Ibicuy, el humedal puede convertirse en un infierno

Incendio en los Esteros del Iberá.
Incendio en los Esteros del Iberá.

El recurso que promovió el abogado Ricardo Luciano ante la Justicia, que exige que el gobierno de Entre Ríos informe sobre las empresas que extraen arena para Vaca Muerta en los departamentos Islas del Ibicuy y Gualeguaychú, volvió a poner el tema en el tapete. “Si no se para este ecocidio, se pone en riesgo el humedal y lo que hoy vemos como una pesadilla en Corrientes, puede replicarse en Entre Ríos”, afirmó a AIM el ingeniero Agrónomo Carlos Cadoppi. Según actas labradas por la secretaría de Medio Ambiente, las areneras descartan sedimentos sólidos e, inclusive, residuos peligrosos.

“No solo es el daño que provocan en el humedal, que es prácticamente irreversible, sino que además están perjudicando con la extracción a numerosos sectores, entre ellos, el alimenticio. Por ejemplo, prácticamente no hay en el mercado frascos de vidrio, los proveedores dicen que no hay, porque los frascos requieren de ese mineral. Y los que se consiguen, están a precios increíbles, lo cual perjudica a la cadena de la alimentación”, explicó Cadoppi.

Los humedales de Ibicuy, ecosistemas con un papel clave en la mitigación del cambio climático, que frenan los gases de efecto invernadero y contribuyen a prevenir inundaciones, están en serio riesgo de desaparición, producto del accionar de las areneras. “La situación está a punto de convertirse en irreversible”, afirmó Cadoppi a esta Agencia.

El profesional explicó que, “pese a que el gobierno, a través de la secretaría de Medio Ambiente, expresó su preocupación por la falta de cumplimiento de las normas de manejo del humedal, la situación en el sur de la Provincia está a punto de ser irreversible”.

Destacó también que, “más allá de que desde hace más de 20 años se realizaron obras que generaron cambios negativos en todo el sistema, además de movimientos hídricos en las cuencas de los arroyos Baltazar, Carqueja, Cuartillo, así como la salida del agua hacia los grandes ríos, se trata de situaciones que, con las incorporaciones de técnicas adecuadas, resolverían el problema. Pero eso no sucede”.

Alerta fuego
Cadoppi recordó que los argentinos "padecemos en este momento otra tragedia ecológica, porque el fuego en Corrientes llegó a los Esteros del Iberá y amenaza su amplia biodiversidad”. Luego explicó que “los especialistas consideran que aún no es posible dimensionar las pérdidas que el fuego provocó en la fauna y la flora de uno de los ecosistemas más grandes de la Argentina”. Y advirtió: “lo de Corrientes es una señal de alarma. Ya vimos en esa provincia el drama que atraviesan, y si no cuidamos nuestros humedales de la depredación, después nos lamentaremos, si nos toca vivir un escenario parecido”.

Es el fracking, estúpido
Cadoppi advirtió que “las areneras, que extraen el mineral para sacarlo por la ruta 45 hacia Vaca Muerta, son las grandes responsables de la destrucción del humedal y la inundación de los campos donde descartan el agua del lavado de la arena. Hoy hablamos de inundaciones, pero en cualquier momento hablaremos de incendios".

En rigor, con la aparición de las areneras en la zona y el incumplimiento de toda la normativa existente para su funcionamiento, los cambios que provocan en el sistema se tornarán irreversibles, ya que se perderán los beneficios ambientales, económicos, sociales y productivos que genera el humedal con su dinámica.

Cadoppi agregó que “en seis años, han colmado varios arroyos que eran vía de salida del agua hacia el océano. Según actas labradas por la secretaría de Medio Ambiente, nos anoticiamos que descartan sedimentos sólidos e inclusive residuos peligrosos”.

Alerta roja
Desde Nación y Provincia han alertado en reiteradas oportunidades sobre el problema, y planteado el incumplimiento de las normas vigentes para el funcionamiento de este tipo de emprendimientos, en concreto, empresas que se dedican a extraer arena para comercializarla. Los organismos específicos han alertado que tales procedimientos deben de ser controlados, para minimizar los daños que nunca serán “cero”, estimulando toda actividad o acción que permita garantizar los aportes de nuestros humedales.

Cadoppi recordó que el año pasado, “la cooperativa que provee de agua potable a Ibicuy, hizo pública su preocupación por la utilización de agua del subsuelo para el lavado de arena y la contaminación del agua destinada a uso humano. Contaminación del agua, inundación de campos, disminución de la capacidad productiva de vastas zonas de estas cuencas, caída de la actividad económica, pérdida de los aportes ambientales del humedal, inacción de organismos públicos… ¿Qué más debemos esperar para reaccionar?”.

Recurso de amparo
El recurso que promovió el abogado Ricardo Luciano ante la Justicia, que exige que el gobierno de Entre Ríos informe sobre las areneras que extraen arena para Vaca Muerta en los departamentos Islas del Ibicuy y Gualeguaychú, volvió a poner el tema en el tapete.

En rigor, Luciano denunció que las areneras extraen arena sílica para mandarla a los yacimientos de Vaca Muerta, en Neuquén, donde se utiliza en la industria del fracking (que posibilita o aumenta la extracción de gas y petróleo del subsuelo).

Antes, el abogado, como apoderado de la Cooperativa de Agua Potable de Ibicuy, logró que el Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos (STJ) condenara al Estado provincial a brindar información pública ambiental sobre la instalación de areneras y canteras de arena en la zona de Ibicuy.

En el amparo ambiental que presentó ahora -de Acción de Ejecución de Incidencia Colectiva- por “una serie de irregularidades e incumplimientos legales” de las areneras en Ibicuy y Gualeguaychú, Luciano basó su acción en el artículo 58 de la Constitución provincial, “con el fin de que un juez lo conmine (al gobernador, Gustavo Bordet) a cumplir con las normativas vigentes de carácter ambiental”.

El amparo busca que el gobernador “informe a través de quien corresponda: constancia de habilitación de las areneras instaladas en los departamentos Islas del Ibicuy y Gualeguaychú; acredite la expedición y vigencia de los ‘certificados de aptitud ambiental’ de esos establecimientos; informe el cumplimiento de los requisitos procedimentales para la habilitación (celebración de audiencias públicas, contratación de seguro ambiental, fijación de un fondo de restauración, renovación de estudios de impacto ambiental en tiempo y forma, de corresponder) y los procedimientos de control de adecuación de las areneras a la normativa protectoria ambiental vigente”. Y en caso de incumplimiento, que el juez actuante ordene su inmediato cumplimiento.

Defensa de los humedales
Luciano está molesto y no lo disimula. “El apriete cagón de un político (cargo electivo en funciones) y del dueño de la arenera (Cristamine), no me van a hacer aflojar. Cumplan la Ley”, escribió en su cuenta de Facebook.
El abogado explicó a esta Agencia que “las areneras están exentas de impuestos, mientras casi todos los ciudadanos de esta provincia y el país, salvo bien conocidas excepciones, debemos cumplir a pie juntillas, porque si no pagamos, nos castigan con intereses, e inclusive, embargos”, y detalló que la Ley provincial 10557 establece que las actividades mineras, areneras y/o canteras, durante 2020, 2021 y 2022 , están exentas de pagar tributo alguno. ¿Y por qué este privilegio?”.
El letrado precisó que “se trata de un negocio de 600 millones de dólares al año, en el que, las canteras entrerrianas proveen el 80 por ciento, es decir, las areneras o canteras instaladas en la provincia, ganan por año 480.000.000 millones de dólares”.
Y agregó: “En 2020, el negocio de las arenas silíceas facturó en Argentina 220 millones de dólares. Entonces esperaban triplicar esa cifra en 2021. Y así fue”, fustigó.

Libre depredación
Luciano no sólo se refirió a los millones de dólares que ganan las empresas areneras, sino que fue al tema que más le preocupa: la depredación del humedal. “Sólo tres areneras consumen 313.000.000 de litros de agua dulce por mes, lo que equivale al consumo de una ciudad de 50.000 habitantes, obvio, sin pagarle un peso a nadie, agua dulce de un frágil sistema llamado 'Formación Isla Talavera'. Y ni hablar de la depredación ambiental que producen donde había un ecosistema formado en miles de años donde hoy solo quedan fosas o cavas de entre cinco y siete metros de profundidad, tapando arroyos con el sedimento que desechan junto al agua, como está sucediendo en el Carqueja, Cuartillo, Baltazar”.
El abogado recordó que, además, “están los miles de camiones al año que transportan más de 40 toneladas de 'El nuevo oro – la arena silícea', pero que, en general, van excedidos de peso ya que las balanzas brillan por su ausencia. A su paso, destruyen los caminos que se arreglan con el dinero de los impuestos que pagan los ciudadanos de a pie, un círculo virtuoso para las areneras y canteras, y vicioso para los esquilmados bolsillos de los contribuyentes”, aseguró.

Llamado a la acción
Para dar una acabada dimensión del aporte de los humedales, basta recordar que abastece las necesidades de más de 18 millones de personas. No revertir esta situación, condenará a muchos argentinos a consumir agua contaminada, mientras un selecto grupo consumirá agua mineral.

El dato
La convención internacional de Ramsar, que protege a más de 2000 humedales en todo el mundo y de la cual Argentina es parte (hasta el momento, 23 humedales han sido declarados de relevancia internacional), advirtió que se perdió un 87 por ciento de la superficie de estos ecosistemas desde 1700 a la fecha. En nuestro país no contamos con datos precisos de esos retrocesos –pero la situación de emergencia no escapa a la tendencia mundial: desaparecen tres veces más rápido que los bosques. Protegerlos es el equivalente a invertir en el mejor seguro para el planeta.
De la Redacción de AIM.

extractivismo depredación humedales arenas Fracking vaca muerta ibicuy areneras

Artículos Relacionados

Teclas de acceso