Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$71,75 / $76,75

Provinciales
Provinciales

25 de julio: El tiempo fuera del tiempo

El 26 de julio en el calendario Gregoriano coincide con la celebración del Año Nuevo Maya, que se extiende hasta el día 24 de julio del siguiente año. Pero, ¿qué sucede con el 25 de julio? Este es el que los mayas denominaban Día fuera del Tiempo, en el que ocurre la sincronización del sol con la estrella Sirio.

El calendario maya designa al 25 de julio como el Día fuera del tiempo.
El calendario maya designa al 25 de julio como el Día fuera del tiempo.

Para los mayas, el tiempo de la tierra está en sintonía con las frecuencias del universo. Por eso, un año dura lo que para nosotros serían 13 meses de 28 días; exactamente el tiempo que tarda la tierra en dar un giro completo al Sol, de acuerdo a los ciclos lunares (por eso un año en el calendario maya equivale a 13 lunas completas). Pero, si cuentas bien, verás que 13 meses de 28 días dan un resultado de 364, dejando uno como "el día perdido".

Ese día, el Sol se sincroniza con la estrella más brillante del cielo (Sirio) y empieza una revolución solar de la tierra. Sirio representa la intuición, el sol secreto; por eso, ese día todas las energías del año se reúnen. Para los mayas esto era muy especial, y por eso lo consideraban un momento óptimo para preparar el alma, purificar el espíritu, reflexionar y meditar antes de comenzar un nuevo ciclo. Justamente por los rituales de limpieza y sanación con la Madre Tierra, el Día Fuera del Tiempo también se conoce como "día verde".

Tres círculos que representan el arte, la ciencia y la espiritualidad dentro de otro más grande que simboliza a la cultura, conforman el emblema de la fecha, que es la bandera de la paz. En este día, además, se hace la plegaria a las siete direcciones en sentido contrario a las manecillas del reloj.


  1. Este. Desde la Casa Este de la Luz, que la sabiduría se abra en aurora sobre nosotros para que veamos las cosas con claridad.

  2. Norte. Desde la Casa Norte de la Noche, que la sabiduría madure entre nosotros para que conozcamos todo desde adentro.

  3. Oeste. Desde la Casa Oeste de la Transformación, que la sabiduría se transforme en acción correcta para que hagamos lo que haya que hacerse.

  4. Sur. Desde la Casa Sur del Sol Eterno, que la acción correcta nos de la cosecha para que disfrutemos los frutos del ser planetario.

  5. Cielo. Desde la Casa Superior del Paraíso, donde se reúne la gente de las estrellas y los antepasados, que sus bendiciones lleguen hasta nosotros ahora.

  6. Tierra. Desde la Casa Inferior de la Tierra, que el latido del corazón cristal del planeta, nos bendiga con sus armonías para que acabemos con las guerras.

  7. Corazón. Desde la Fuente Central de la Galaxia, que está en todas partes y al mismo tiempo, que todo se reconozca como luz de amor mutuo.


Calendario gregoriano asincrónico

Cada vez son más las personas que sostienen que el calendario Gregoriano, que usamos por imposición del Papa Gregorio XIII, no está en sincronía con el tiempo del Universo, ya que contamos que la Tierra da la vuelta al sol por 365 días, y cada cuatro años sumamos un día más. Eso da lugar a un desajuste que incide, según algunos creen, en nuestra percepción del entorno y la realidad en sí. Si tomáramos un calendario como el maya, posiblemente podríamos empezar a percibir las sincronicidades que nos suceden con mayor claridad.

Hoy, ese día es un momento para celebrar la vida, el amor, la paz, el perdón, el arte (de hecho su filosofía es "el tiempo es arte"); para recordar que todo en el Universo está perfectamente conectado, y que aún estamos a tiempo de tomar un rumbo diferente en nuestra forma de vida.

Un poco de historia

En 1987 un artista y profesor de Chicago, llamado José Argüelles creó el movimiento Convergencia Armónica y "descubrió" una conexión matemática no casual entre el IChing y el calendario Tzolkin de los Mayas. Como presidente de la Fundación para la Ley del Tiempo (2000) propuso que volviéramos a usar el calendario de Trece Lunas de 28 días "como el instrumento para armonizar a los seres humanos con la biosfera". Con este sistema de 28x13 que comienza el año el 26 de julio, el 25 es un día fuera de tiempo que los Mayas utilizaban para purificar su espíritu.

Según Annibal Luporini Dowgaluk, especialista en el estudio del Calendario de las Trece Lunas desde hace dieciséis años, nuestro problema como sociedad está basado en un error de concepción del tiempo. En 1582, por imposición del Papa Gregorio XIII, utilizamos el calendario gregoriano por el que contamos que la Tierra gira alrededor del sol durante 365 días, y cada cuatro años agregamos uno más, -el 29 de febrero- para ajustar el desfasaje de seis horas acumuladas por año. Basado en el calendario egipcio y en el sumerio, que mide el tiempo en un espacio circular, nos alejamos de una concepción de tiempo que en realidad tiene un propio lenguaje. Tiempo y espacio no son lo mismo, no hay racionalidad en el calendario que usamos.

La fórmula de Arguelles propone: T (E)=Arte, donde "T" es la frecuencia 13:20, "(E)" energía es cualquier aspecto discreto del mundo fenomenal, el resultado es la armonía universal. Cuando se habla de arte, se refiere a que nuestra vida es arte, somos creadores, y a la vez cada uno de nosotros es una obra de arte de la naturaleza, todos tenemos la posibilidad de iluminar y desarrollarnos en nuestro propio proceso.

El sistema está ligado a los ciclos de la Tierra. El ciclo de la luna, el promedio de la menstruación femenina, ambos tienen 28 días. Una de las pruebas en las que se apoya esta teoría tiene relación con nuestro cuerpo. La clave de los 17 a 19 calendarios simultáneos que usaban los mayas de la antigüedad es de 260 unidades (tzolkin), que a su vez, es el periodo humano de gestación: 260 días, que viene de multiplicar los veinte dedos por las trece articulaciones mayores. Por eso no son nueve meses exactos, sino nueve lunas.

En más de 90 países del mundo existe un movimiento que investiga sobre el tema, cada vez más gente se rige por este calendario.

Dice Annibal Lupporini o Mago Galáctico: "La concepción científica positivista sostiene que el espacio es absoluto y el tiempo relativo, el espacio es previsible y constante. Pero la física cuántica demuestra que los electrones nunca vuelven a estar en el mismo lugar. Estamos atrapados en un holograma tempo-espacial. Vivimos en un mundo que no está en armonía, en uno que institucionaliza la enfermedad como algo normal, tal vez llegó la hora de cambiar".

¿Y qué pasaría si cambiáramos el calendario? Nuestros pensamientos también se ajustarían, porque todo evoluciona y no somos los mismos que ayer. "Cambia nuestro universo razonante, cambia la realidad, nuestro entorno y la percepción que tenemos de él". Nuestro ego se tranquiliza, comenzamos a ver las sincronicidades que nos suceden.

Entonces se dice que: El tiempo es absoluto y el espacio es relativo. "El espacio no es más que la sombra del tiempo, caminando por las playas de la conciencia, y por más infinito que nos parezca el espacio, no es más que una condensación momentánea del tiempo".

calendario dia fuera del tiempo Mayas Sirio sol

Artículos Relacionados

Teclas de acceso