Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$900,0 / $940,0

Provinciales
Provinciales

Alberto Fernández en el Grupo Puebla aseguró: “Vamos a poner de pie a América Latina”

El presidente electo Alberto Fernández inauguró el ll Encuentro del Grupo de Puebla que se desarrolla en Buenos Aires con la participación de los ex presidentes de Brasil Dilma Rouseff; de Colombia, Ernesto Samper; de Paraguay, Fernando Lugo, y de Panamá, Martín Torrijos, entre otros dirigentes progresistas de la región, como el ex mandatario de Uruguay, José Mujica, que asistió a la cena de bienvenida en la noche del viernes.[{adj:62706 alignright}]

En su discurso, Fernández recordó cuando visitó a Lula en la cárcel y éste le dijo “dos o tres veces” que tenía que ganar las elecciones en Argentina: “Cumplí Lula, gané, pusimos de pie a la Argentina y ahora vamos a poner de pie a América Latina también”, dijo.

Antes, se había emitido un video mensaje de Lula, en el que éste afirmó que el triunfo del candidato del Frente de Todos en Argentina es “como si” él mismo “hubiese ganado” en el país vecino y manifestó que tiene “muchos deseos de luchar para construir una unidad latinoamericana muy fuerte. Quiero felicitar a Alberto Fernández por la elección. Y felicitar también a Cristina Kirchner, gran compañera con la que tuve el honor de vivir momentos maravillosos durante la presidencia de nuestros países. Fue como si yo hubiese ganado acá en Brasil. Fue tal la alegría que tuve, tanto el cariño que le tengo al pueblo argentino”, expresó en el video.

Encuentros

El viernes se realizó la cena de apertura del encuentro donde Fernández expresó su deseo de que Lula esté presente en Buenos Aires, en el marco de los actos de su asunción el próximo 10 de diciembre.

Durante la inauguración del encuentro, el mandatario electo informó que en las primeras horas del sábado mantuvo una conversación telefónica de una hora con el mandatario de Francia, Emmanuel Macron.

Sin mencionarlo habló también de la relación con el actual mandatario de Brasil, Jair Bolsonaro: “Con Lula libre soplan otros vientos en Brasil. No tengo duda que la unidad de Brasil y Argentina es indisoluble, ningún gobierno de coyuntura puede romperlo, nada lo va a romper. Vamos a seguir trabajando por esa unidad, que es el eje de la unidad de América del Sur”, manifestó.

Antes, Samper había dicho en un discurso que Fernández representa “la antorcha del progresismo en América Latina que está en sus manos”, mientras que Rouseff indicó que la victoria del postulante del Frente de Todos “abre un camino de esperanza y transformación” en la región.

De la cumbre Grupo de Puebla participó también la titular de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini que tuvo una breve charla con el presidente electo, Alberto Fernández.

Discurso completo

“Feliz de verlo a libre a Lula otra vez. Nunca debemos dudar de estar al lado de quien está padeciendo injustamente y no debemos especular. En Argentina tenemos un ejemplo enorme de esto, y está sentada ahí con un pañuelo blanco (señala a Hebe de Bonafini) y, por lo tanto, nosotros ya sabemos lo que debemos hacer cuando uno sufre injustamente. Cuando fui a verlo a Lula algunos me preguntaron si era conveniente, siempre es necesario estar al lado del que padece. Aquel día que estuvimos con Celso (Amorim) hablando cerca de una hora, venían los guardiacárceles y Lula se enojaba y les decía ‘dennos un minuto más’, y me dio una sola orden, ‘voce tem que ganar en Argentina’. Cumplí Lula, gané en Argentina, y la pusimos en pie y vamos a poner en pie América Latina con todos ustedes.

El continente no pasa el mejor momento cuando con Marco (Enríquez-Ominami) hablábamos de cómo organizar el Grupo de Puebla. Y le conté la experiencia que habíamos tenido con el entrañable Marco Aurelio Garcia, con él y otros amigos nos dispusimos tejer un vinculo personal que facilitara la solución de los problemas que teníamos en nuestros países, y funcionó espléndidamente. Los mejores vínculos políticos nacen de los mejores vínculos personales. Si uno se entiende con el otro es muy fácil hacer política. Y entonces le dije por qué no hacemos lo que hicimos aquella vez y Marco fue a México, que es el lugar donde volvió a renacer la esperanza. El otro día estuve con (Manuel) López Obrador, el primer presidente mexicano después de muchas décadas que vuelca su mirada sobre América Latina. Y ahí se hizo el primer encuentro.

El continente necesita al Grupo de Puebla, porque hace cuatro años estábamos todos muy agobiados, temiendo que el conservadurismo hubiese  llegado a América Latina para quedarse. Padeciendo la democracia que nos ofrecen estos “republicanos”, viendo como las instituciones se demacraban en todos nuestros países. Lo que Lula dice de la Justicia brasilera no es muy distinto de lo que digo de la Justicia argentina y no es muy distinto de lo que pasa en Ecuador. Tan preocupados están que resulta acusan a opositores y gobernadores de rebelión sin que nunca hayan tenido un arma en sus manos. Y allí tienen un vicepresidente preso hace más dos años que se llama (Jorge) Glas, y nadie levanta la voz. Y debemos levantar la voz porque es una situación de injusticia que no debemos tolerar.

Nosotros, todos lo que estamos aquí, somos hijos de la democracia, hemos padecido la dictadura  y valorizamos la democracia, somos respetuosos de los derechos de los otros, somos respetuosos del pensamiento ajeno, respetamos como muchas veces no nos respetan. Pero no debemos dejar de ser lo que somos en esencia: demócratas respetuosos del pensamiento del otro. Y así vamos a construir la sociedad igualitaria que hoy no tenemos.

En la mañana me demoré en llegar porque tuve una charla de casi una hora con el presidente (Emmanuel) Macron: una charla esplendida. Hablamos de Lula, de Argentina, de Chile, de Bolivia, de Venezuela, de los problemas del continente. Y ¿saben lo que siento? Que todo este tiempo ganaron otras voces, diciendo que no pudimos explicar lo que verdaderamente le pasa a nuestro continente, y sentí que el presidente Macron me entendía, que entendía qué estaba pasando en Bolivia. En Bolivia hay una clase dominante que no se resigna a perder el poder en manos del primer presidente boliviano que se parece a los bolivianos. Eso es todo lo que pasa. Y le conté lo que pasa en Chile. Presidente, el milagro chileno es que los chilenos no hayan reaccionado antes. Porque Dilma, vos te quejabas (de la situación de Brasil), pero en Chile el 1% de la población se apropia del 30% del ingreso. ¿Quién puede vivir con semejante desigualdad e inequidad? Nadie. Yo quisiera que Chile recupere su paz. Quiero mucho al pueblo chileno. Y quisiera que el presidente Piñera hiciera un esfuerzo mayor. Porque ese es el modo de alcanzar la paz en Chile. Yo estoy dispuesto a ayudar en todo lo que haga falta para que Chile recupere la paz, pero no soy quien tiene la llave para resolver este problema. Supongo que estos días volveré a hablar con el presidente Piñera, con quien ya tuve una muy buena charla. Pero ojalá haga lo que tiene que hacer para que vuelva la paz en Chile. Y Chile se reencauce en un modelo más igualitario, que es lo que los chilenos están reclamando. Hoy le decía al presidente Macron que con Lula Libre soplan otros vientos en Brasil. Y confío en esos vientos. Y no tengan ninguna duda de que la unidad entre Brasil y Argentina es indisoluble. Ningún gobierno de coyuntura puede romperla, esa unidad es el eje de la unidad de América del Sur. Argentina y Brasil tienen cerca del 70% del producto bruto latinoamericano. Tenemos que trabajar mucho para que esa unidad nunca se doble, nunca se rompa. Tenemos además aliados enormes como los amigos del Frente Amplio (de Uruguay) Con Tabaré (Vázquez) con Pepe con Daniel Martínez. Acá está el presidente Lugo que siempre fue parte de esa vocación  de unidad del Mercosur.

Tenemos que trabajar mucho para que la democracia siempre impere en nuestro continente, garantizar todas las libertades. Y tenemos que hacerlo con inteligencia, respetando e incitando a cada pueblo para que encuentre el camino de su libertad, no entrometiéndonos. Como decía Lula, vivir en un continente más igualitario no es una utopía, porque otros ya lo han hecho. Una mañana me levanté y vi en los diarios que la ONU contaba que Lula había logrado que más del 50% de los brasileros fueran parte de la clase media, y así empezaba a romper esa desigualdad, que ha vuelto. Nosotros tenemos que trabajar mucho para que esa desigualdad termine para siempre. Porque nadie que se diga progresista, peronista, socialista, comunista puede vivir en paz con su conciencia con semejante desigualdad.

En Argentina cuando este tiempo termine el 10 de diciembre, 5 millones de personas habrán caído en el pozo de la pobreza. Lo único que debemos hacer los argentinos de bien es recordar las palabras de Alfonsín y el ejemplo de Eva y de Perón. Alfonsín decía que nunca debíamos dejar de lado la ética de la solidaridad y aquel que se ha caído en el pozo de la pobreza hay que extenderle la mano para sacarlo de allí para volver a ponerlo en el escenario de los hombres y mujeres y esas es la tarea en Argentina, Brasil, Chile y en todos los países en los que por imperio de estas políticas la desigualdad se profundizó. Yo estoy muy feliz de que exista el Grupo de Puebla, porque va a ser la voz que se levante ante el mundo para contar lo que pasa en América Latina y no solo eso, será el grupo de donde saldrán los dirigentes que van a poner de pie la América Latina que soñaron Artigas, O’Higgins, San Martín, Sucre, Bolívar, los grandes hombres de nuestra independencia. Y podemos hacerlo porque los grandes hombres no sólo nacieron en el siglo XIX, también nacen en el siglo XXI. Vamos a hacerlo, no tengan dudas.

Sean todos bienvenidos.

Felices por la libertad de Lula, felices por el tiempo que iniciamos, vamos a cambiar esta América Latina.

Muchas gracias”.

Fuente: Tiempo Argentino.

Alberto Fernandez Grupo Puebla lula

Artículos Relacionados

Teclas de acceso