Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$845,5 / $885,5

Salud y Bienestar
Salud y Bienestar

Cómo reducir la posibilidad de padecer una intoxicación alimentaria

Con las altas temperaturas reinantes en estos días, es importante tener en cuenta buenas prácticas que contribuyan a prevenir o evitar las Enfermedades Transmitidas por los Alimentos (ETA’s). Estas enfermedades constituyen un importante problema de salud y son provocadas por el consumo de agua o alimentos contaminados con microorganismos, parásitos o por las sustancias tóxicas que estos producen. La concientización sobre criterios de higiene y seguridad es la mejor forma de promover la prevención de enfermedades de transmisión alimenticia.

Cómo reducir la posibilidad de padecer una intoxicación alimentaria

- Utilizar agua segura. Si no es agua de red, agregar dos gotas de lavandina por litro de agua, hervirla de 2 a 3 minutos o utilizar pastillas potabilizadoras.

- Lavarse las manos con agua y jabón antes y después de preparar alimentos -en especial después de tocar carne cruda- antes y después de consumirlos. Otras acciones que requieren del lavado son: luego de ir al baño, después de cambiar pañales y antes de amamantar.

- Mantener la higiene en la preparación de alimentos.

- Utilizar alimentos frescos, limpios, bien cocinados y recientemente preparados.

- Lavado de vegetales: lavar y desinfectar cuidadosamente con agua segura frutas y verduras, sobre todo si se consumen crudas y, en lo posible, pelarlas.

- Cocinar bien los alimentos: los huevos hasta que tengan consistencia dura. Si los huevos tienen olor o sabor extraño, no consumirlos (tiempo de hervor: entre 10 y 15 minutos).

- Las carnes deben estar bien cocidas por dentro y por fuera, hasta que pierdan totalmente el color rosado. Se debe tener especial cuidado con la carne picada. Cocción correcta: cocinar completamente hasta que no queden partes rosadas en su interior y sus jugos sean claros (mínimo 71°C en el centro de la pieza).

- No consumir carne si tiene mal olor al momento de prepararla o si perdió la cadena de frío. Las carnes no deben descongelarse más de una vez en caso de haber sido congeladas.

- No usar el mismo cuchillo, tabla o mesada en la que se apoyó carne cruda para cortar otros alimentos; se los debe lavar con agua y detergente antes de volver a utilizarlos. Tener, en lo posible, tablas y utensilios diferentes para carnes que para el resto de alimentos.

- Evitar la contaminación cruzada: en las áreas de preparación de alimentos se debe limpiar y desinfectar las superficies, las tablas de cortar y los utensilios después de que hayan tomado contacto con carne cruda y/o sus jugos.

- Separar las carnes crudas y/o sus jugos de los alimentos listos para consumir. Tener en cuenta esta recomendación, especialmente durante la compra, el almacenamiento y la preparación.

- Consumir leche, derivados lácteos y jugos que estén pasteurizados.

- Conservar alimentos frescos y cocidos en la heladera.

- Evitar la ingesta de medicamentos sin indicación médica e infusiones caseras.

alimentacion

Dejá tu comentario sobre esta nota

Artículos Relacionados

Teclas de acceso