Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$132,0 / $140,0

Salud y Bienestar
Salud y Bienestar

Enfermedades crónicas: Claves y estrategias para prevenirlas

Según las últimas cifras de la Organización mundial de la Salud (OMS), las enfermedades no transmisibles matan a 41 millones de personas cada año, lo que equivale al 71 por ciento de las muertes que se producen en el mundo. Por la doctora Estefanía Peltzer. Médica especialista en Medicina General y Familiar. Especial para AIM.

Se las denomina como Enfermedades Crónicas No Transmisibles (ECNT), ya que son enfermedades de larga duración, cuya evolución es generalmente lenta. Estas enfermedades representan una verdadera epidemia que va en aumento debido al envejecimiento de la población y los modos de vida actuales que acentúan el sedentarismo y la mala alimentación.

Las principales ECNT son la obesidad, diabetes, las enfermedades cardiovasculares (HTA, IAM, ateroesclerosis, ACV, insuficiencia cardiaca), el cáncer, las enfermedades respiratorias crónicas y la enfermedad renal.

Lo interesante y aun más llamativo, es que todas estas enfermedades se asocian y responden a factores en común, el estilo de vida, dentro de los cuales se encuentran los hábitos alimentarios, el tabaquismo, el sedentarismo y la falta de actividad física.

Haciendo mención a una de las enfermedades más prevalentes, se encuentra la HTA. Esta consiste en un aumento de la tensión sobre las paredes arteriales. Los valores considerados para su diagnóstico son registros de tensión arterial mayor a 140/90 mm.hg, sostenidos en el tiempo. Esta es, en la mayoría de los casos, asintomática. Esta enfermedad actúa lenta y progresivamente sobre las paredes de las arterias, acelerando el proceso de ateroesclerosis, es decir el depósito de placas de colesterol, y de esta forma, se ve fuertemente asociada al desarrollo de infartos y ACV.

Por otra parte, se encuentra la diabetes, debemos saber que existen dos tipos, la diabetes tipo 1, que consiste en una reacción autoinmunitaria contra el páncreas, el cual deja de producir insulina adecuadamente, y la diabetes tipo 2. Es esta ultima la que se asocia fuertemente a malos hábitos de salud. En este caso, no existe falta de producción de insulina, sino una disminución de la sensibilidad de los tejidos hacia esta, lo que conlleva a una disminución de la captación de glucosa en los tejidos. De esta forma habrá niveles elevados tanto de insulina como de glucemia en sangre. Esta enfermedad, suele ser asintomática también, y asociarse a la afectación de arterias oculares, renales, cardiacas, cerebrales y de los pies, así como también las terminales nerviosas periféricas.

Respecto al cáncer, según la SEOM, Sociedad Española de Oncología Medica, se estima que en los próximos años una de cada tres personas tendrá cáncer. Y es importante saber que hay tres factores fuertemente asociados que son: el tabaquismo, la obesidad y la falta de actividad física.

En cuarto lugar, y fundamentalmente ligada a las anteriormente mencionadas enfermedades, tenemos la obesidad. El exceso de grasa corporal tiene una fuerte asociación con la HTA, la diabetes, cáncer, ya que la grasa corporal actúa como un verdadero órgano endocrino, donde se producen hormonas como el ansiotensinogeno, resistina, interleuquinas, mediadores de inflamación, entre muchas otras más, todos en intima conexión con las anteriores enfermedades.

Pero más allá de la importancia de conocer estas enfermedades, como detectarlas, cuáles son sus síntomas, o sus tratamientos farmacológicos, la verdadera importancia, radica en todo lo que se puede hacer para prevenirlas y para lograr su reversión, si es que ya están presentes.

Y aún más importante es saber que son herramientas que están fácilmente disponibles, solo se debe aprenderlas, comprenderlas. El verdadero desafío es lograr ponerlas en acción.

La alimentación saludable es uno de los pilares más importantes, la ingesta de verduras, frutas, aportan nutrientes fundamentales, como el magnesio, potasio, y bajos niveles de sodio, fundamentales para reducir la tensión arterial. Fundamentalmente el magnesio tiene la función de relajar los vasos sanguíneos, mejorar la función cardiaca y la sensibilidad a la insulina. El consumo de frutos secos, pescado y aceite de oliva aporta omega 3, que cumplen la función de mejorar la inflamación a nivel arterial y mejorar la sensibilidad a la insulina.

Se debe reducir el consumo de azucares y granos (pan, pasta, maíz, papa, arroz), ya que estos se asocian a niveles elevados de insulina, la cual no solo se asocia con la diabetes, si no también, según los últimos estudios, tiene una fuerte asociación con el aumento de la hipertension arterial.

La actividad física cumple también un rol fundamental, no solo en la prevención, si no en el tratamiento: actúa como un verdadero medicamento. El ejercicio resulta un potente vasodilatador, el aumento de flujo a los músculos mejorará la captación de insulina y glucosa por los mismos. Además, estimula la formación de nuevos capilares, y de esta forma reduce la HTA. Otros de sus beneficios es la reducción del hiperestres.

Asimismo, se debe mejorar el sueño, no solo en cantidad de horas, si no también, es su calidad, ya que es un proceso fundamental para poder reducir el hiperestres, reconstituirse, mejorar los niveles de insulina, y, aunque resulte llamativo, bajar de peso.

Por último, y no por ello menos importante, reducir el hiperestres, también es esencial. Este se asocia a niveles elevados de cortisol, noradrenalina, que son hormonas fuertemente ligadas a la hiperglucemia, resistencia a la insulina e HTA. Es importante recordar que existen muchas herramientas para combatirlo. Entre ellas la actividad física, la meditación y la recreación.

Ahora bien, está todo al alcance para hacerlo, la propuesta es trabajar en equipo en la decisión, que será el paso fundamental para tomar las riendas de la salud, a la hora de prevenir o para sanar, y así poder lograr una mejor calidad de vida.

Enfermedades prevalentes ECNT Estefania Peltzer

Dejá tu comentario sobre esta nota

Artículos Relacionados

Teclas de acceso