Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$77,50 / $83,50

Salud y Bienestar
Salud y Bienestar
Aprender a ser feliz, una de las claves.
Aprender a ser feliz, una de las claves.

Resilencia: ¿Cómo enfrentar el fracaso y aprender de él?

En el afán de querer hacerlo todo y bien: ser el mejor en la universidad, la mejor compañía para su pareja, el amigo incondicional, el hijo ejemplo, etc, a algunos jóvenes se les dificulta establecer prioridades y se enfrentan al fracaso cuando no cumplen con la lista de proyectos marcados por ellos, su familia y la sociedad.

Fracasar no es exclusivo de la juventud, ni es sinónimo de incapacidad o irresponsabilidad. En muchas ocasiones nuestros esfuerzos por evaluar los riesgos, y reducirlos al mínimo para evitar un fracaso no son suficientes para librarnos de su aparición. Es claro que todos los que tienen éxito en algún momento tuvieron fracasos, el punto es ¿cómo asumirlos para aprender de los errores y extraer sus enseñanzas?

Para la socióloga Paloma Bahamón, “algunos jóvenes son incapaces de lidiar o enfrentar el fracaso debido a la ansiedad, estrés en el que se encuentran inmersos o por una baja tolerancia a la frustración. Ante este panorama, cada vez que deben enfrentar una situación difícil, que lleva de por medio un tiempo de espera, se desesperan y abandonan, lo que afecta sus relaciones interpersonales y laborales, pues privilegian evitar la confrontación, antes que solucionarla”.

La familia es clave
La socióloga Paloma Bahamón recalcó “que el aprendizaje implica la comprensión de la equivocación y del acierto, y que los padres deben fungir como guías y acompañar a sus hijos en la toma de decisiones. Así mismo, deben comprender que los hijos son individuos únicos y diferentes, con ideas, emociones y deseos propios”.

Pasos para enfrentar el fracaso
1 Los fracasos son una oportunidad para aprender
2 Identifique claramente cuál fue el fracaso mientras respira profundamente y controla sus emociones
3 No lo sobredimensione, sea realista
4 Haga una nota física y mental de las razones por las que se dio el fracaso
5 Aprenda de ella y siga adelante
6 Rodéese de personas positivas
7 No tenga miedo de volver a intentar
8 No olvide que el fracaso hace parte de la curva del aprendizaje

Juan Gabriel Sánchez, psicólogo especialista en jóvenes, afirma que “la generación actual tiene una gran obsesión por el éxito y una tolerancia muy baja al fracaso, por ello, cuando no alcanzan sus metas se deprimen y piensan que se les acabó la vida y más aún porque son presionados por la sociedad que les exige que respondan al canon de expectativas. Es bueno que quieran hacer muchas cosas, pero no hay afán para lograrlos. Las cosas entre más maduradas, pensadas y estructuradas son mejor. El problema no es el fracaso, es cómo se enfrenta y se sigue adelante, entendiéndolo como una gran oportunidad de aprender. La juventud se siente presionada porque a cierta edad debe lograr metas claras, como hablar tres idiomas, terminar la carrera, tener su casa, carro, viajes, en fin y todo esto hace que ellos se sientan vulnerables ante cualquier caída que los saca de lo proyectado por ellos, sus familias y la sociedad. No se trata de relajarse y aplazar metas, sino de disfrutar lo que se está haciendo y ser feliz”.

¿Cómo enfrentar el fracaso?
Lo mejor para enfrentar el fracaso es tener una estructura de personalidad fuerte, es decir lo más y mejor estructurada posible, por lo tanto no es fácil que un individuo soporte con estoicismo o sin apasionamientos el fracaso. Es mejor ganar, eso lo sabemos todos, pero saber perder nos puede hacer más fuertes, aprender de la derrota, del fracaso, nos puede reportar mayores riquezas, quien nunca ha perdido, cuando lo hace se derrumba más fácilmente y se hunde mas.

¿Cómo superarlo?
No es fácil levantarse, pero se debe hacer por nuestro bien y de quienes nos rodean. Mirar atrás solo para aprender de los errores. Para superar el fracaso debemos ser dueños de nuestras emociones, no ser manejados por ellas, asumir los errores sin ser demasiado crueles o lapidarios con nosotros mismos, teniendo claro que un error es una oportunidad para aprender de nuestros límites y alcances.

¿Qué se puede aprender de él?
Se pueden aprender muchas cosas; nuestras limitaciones, nuestros puntos débiles, y qué tanto soportamos ante situaciones adversas. También sabemos o nos damos cuenta con quién realmente contamos, quién nos acompaña en las buenas y en las malas y con quién podemos compartir los éxitos.

aprendizaje resiliencia errores

Dejá tu comentario sobre esta nota

Artículos Relacionados

Teclas de acceso