Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$84,75 / $90,75

Caleidoscopio
Caleidoscopio
Las especias se aplicaban en medicina  y brujería.
Las especias se aplicaban en medicina y brujería.

Occidente y las especias

La toma de Constantinopla por los otomanos en 1453, terminó con el milenio del imperio bizantino y dejó a Europa aislada del Oriente, donde estaba la fuente de mercaderías "especiales" llamadas especias. Imprevistamente, la derrota bizantina fue el detonante de la expansión imperial extraordinaria de una civilización que desde la caída de Roma estaba en un estado de postración del que salió entonces de manera que para el resto del mundo fue ruinosa.

El vino permitía preservar el agua de la corrupción, ya que ningún microbio puede vivir en un caldo alcohólico al 15 por ciento y el queso preservar la leche en tiempos en que no se conocían técnicas de refrigeración. En buena medida, la finalidad de las especias del Oriente, a las que ahora no había acceso, era preservar los alimentos de la descomposición, y no solo mejorarles el gusto o disimular el que provenía de la corrupción natural.

Además de usarlas en los alimentos, las especias se aplicaban en medicina y en rituales de brujería.

El comercio estuvo mucho tiempo fundado en mercaderías raras, necesarias y tan costosas que justificaran los peligrosos viajes. Cuenta la leyenda que alrededor del año 1500 antes de nuestra era una reina de Egipto mandó una expedición por especias al legendario país de Punt, que estaba en el lugar de donde vía el sol, el dios Ra: el Oriente.

La finalidad era transportar a Egipto árboles de incienso que necesitaban para el culto. La expedición a Punt, que duró ocho meses, fue la primera decisión estratégica conocida de procurarse mercaderías de una tierra lejana y fue comparada con la leyenda posterior de la seda china. Luego el emperador romano Augusto envió una expedición por mar para evitar a los partos, y las flotas castellana y portuguesa buscaron una ruta marítima para llegar a Oriente esquivando a los otomanos.

Por acá, Majestad
Según una versión entre tantas que tratan de alumbrar un episodio oscuro de la historia, Colón era un espía al servicio de Portugal. Como el rey luso conocía gracias a los viajes de Bartolomé Días la posibilidad de alcanzar el Oriente por el sur de Africa, Colón desvió el interés de los reyes católicos hacia otra ruta, que debería llegar a Cipango por el occidente. Por el camino, se le cruzó América, de la que posiblemente algunos marineros europeos tuvieran referencia ya entonces.


Europa por el mundo
Antes de la llegada casual de los españoles a América, Portugal iba a la cabeza en viajes de descubrimiento. Habían bordeado la costa occidental de África, llegaron al cabo de Buena Esperanza en 1488 y abrieron el océano Índico a la navegación europea. Bajo la bandera de España, en 1492, Colón navegó hacia el oeste creyendo que llegaría al Oriente y desembarcó en las Antillas, sin tener idea cabal del lugar donde había llegado

El papa español Rodrigo Borja, Alejandro VI, hombre ambicioso, violento y corrupto, dictó las bulas Inter caetera, que otorgaban a España todas las tierras no reclamadas que estuvieran 100 leguas (300 km) al oeste de las islas Azores.

Las protestas y amenazas de Portugal llevaron a la firma del Tratado de Tordesillas, que movió la línea de demarcación 370 leguas más hacia el oeste, con lo que se incrementó porción de Portugal al este de la línea, en un momento en que las verdaderas dimensiones y la coordenadas geográficas de América no eran bien conocidas.

La autoridad que se arrogaba el Papa para repartir el mundo provenía de un documento del siglo VIII, llamado "Donación de Constantino", que más tarde se demostró que era falso. Pero la división del mundo por Alejandro VI no impidió que ingleses, holandeses y franceses navegaran durante los 100 años siguientes y reclamaran partes de América, África y Asia. La eclosión de Europa, el derramarse de su gente, sus armas y su mentalidad por el mundo, es la historia de la modernidad y de la crisis que la humanidad está padeciendo ahora.

Alegando el poder de San Pedro, el Papa dona, concede y asigna perpetuamente, "a vosotros y a vuestros herederos y sucesores en los reinos de Castilla y León, todas y cada una de las islas y tierras predichas y desconocidas que hasta el momento han sido halladas por vuestros enviados y las que se encontrasen en el futuro y que en la actualidad no se encuentren bajo el dominio de ningún otro señor cristiano, junto con todos sus dominios, ciudades, fortalezas, lugares y villas, con todos sus derechos, jurisdicciones correspondientes y con todas sus pertenencias; y a vosotros y a vuestros herederos y sucesores os investimos con ellas y os hacemos, constituimos y deputamos señores de las mismas con plena, libre y omnímoda potestad, autoridad y jurisdicción.


El fraude Vaticano
La donación de Constantino, por la que el Papa podía disponer de las tierras como hizo en las bulas inter caetera, es un completo fraude, del que se sirvió la iglesia para apoderarse de la mitad de Europa. Con ese documento, el emperador Constantino habría donado al papa Silvestre I la ciudad de Roma, las provincias de Italia y todo el resto del Imperio romano de Occidente. El humanista Lorenzo Valla en 1440 demostró definitivamente que se trataba de un fraude de la curia romana: a través del análisis lingüístico del texto demostró que no podía estar fechado en el siglo IV, tiempo en que vivieron Constantino y Silvestre.
De la Redacción de AIM.

especias expediciones Punt Egipto occidente viajes

Dejá tu comentario sobre esta nota

Artículos Relacionados

Teclas de acceso