Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$848,0 / $888,0

Locales
Locales

Esta noche es el Último Primer Día en Paraná

Desde hace algunos años, el último primer día de clases (U.P.D.) se instaló como un ritual entre los adolescentes que comienzan el último año de secundaria. En Paraná, el lugar donde se realizará es el Thompson, donde se montará un operativo policial para cuidar a los jóvenes, constató AIM.

El UPD es un festejo del primer día del último año de la Secundaria. Los participantes llevan disfraces o remeras alusivas, banderas que identifican al curso, gorros, banderas, maquillaje artístico, bombos y elementos de percusión y elementos de pirotecnia como bengalas de colores.

Originario de Argentina, fue expandido también a otros países de la región, como Uruguay, Paraguay y Bolivia.

Cómo cuidar y acompañar a nuestros jóvenes
En los últimos años el último primer día (U.P.D.) de clases se ha instalado como un ritual entre las y los adolescentes que inician su último año de secundaria. Este ritual representa una preocupación para los adultos ya que se encuentra atravesado centralmente por un consumo excesivo de alcohol la noche anterior. Es importante preguntarnos cómo se llega a este día, qué hay en el “antes” que podamos pensar y trabajar con relación a estrategias colectivas de cuidado con las y los jóvenes, es parte de la tarea que como instituciones y adultos debemos darnos.

¿Cuál es la relación entre el consumo de alcohol y la cultura social?
Como primera respuesta, diremos que no existe una cultura del consumo diferenciada de una cultura social. Las formas del consumo en nuestra sociedad tienen que ver con un proceso cultural que es histórico y el consumo de bebidas alcohólicas no escapa a esta regla: lo que tomamos y la forma en que tomamos es algo que fuimos construyendo social e históricamente. Así llegamos a la actualidad donde el alcohol, en tanto droga legal, es la que más se consume.

En nuestra cultura el alcohol está incorporado socialmente como parte insustituible en situaciones de encuentro o festejo. El brindis con bebidas alcohólicas es parte del ritual en las celebraciones familiares. Asimismo, el vino y la cerveza fueron adoptados como acompañamiento de las comidas. Estas formas de consumo están tan incorporadas a nuestras costumbres y hábitos cotidianos que hacen que resulte difícil advertir cuándo el consumo se torna problemático. La naturalización del consumo de alcohol en nuestra sociedad hace que se vuelva muy difícil considerarlo como una droga y advertir lo peligroso que resulta para la salud. Por eso, es importante compartir con las y los adolescentes información científicamente validada, actualizada y acorde. Todo consumo de alcohol en menores de 18 años se considera un consumo de riesgo. Es decir, no existe un nivel de consumo de alcohol que se considere “saludable” o libre de riesgos, porque el cuerpo está en crecimiento y es más vulnerable a los efectos: perturba la atención y concentración, baja la capacidad física y aumenta el riesgo de lesiones en la práctica de deportes. Las y los adolescentes instalaron el Último Primer Día dentro de la escuela, también como un modo de desafiar la autoridad y los límites institucionalizados. Es importante destacar que no estamos cuestionando la existencia de rituales ni celebraciones en la juventud, sino que nos preocupa que estén centrados únicamente en el consumo de alcohol. Por lo tanto, es fundamental que los adultos podamos pensar y reflexionar sobre los espacios que la escuela propone para atravesar estos momentos significativos de la adolescencia. Es fundamental poder proponer entre todas y todos nuevos sentidos a esos momentos, abriendo el espacio de la escuela a todos los adultos de la comunidad y problematizando lo que allí sucede. Pero también construir acuerdos para cuidar a las y los jóvenes y no dejarlos solos con el consumo ni con lo que creen del consumo.

Último Primer Día: Cómo cuidamos a nuestros jóvenes
El sitio www.argentina.gov.ar brinda numerosas recomendaciones para el último primer día de clases:

Pensar y problematizar desde la escuela el rol de los adultos en estos eventos: trabajar articuladamente con las familias y adultos de la comunidad para generar acuerdos y prácticas de contención y cuidado para este evento. Se trata de alojar y contener a las y los jóvenes y no de dejarlos solas/os.
Tener en cuenta el lugar que ocupan los rituales y las celebraciones en las juventudes y en la sociedad en general. Hablamos aquí de caracterizar estas prácticas, problematizarlas y promover prácticas más saludables y no de anularlas o prohibirlas. En este sentido, es importante incluir a toda la comunidad educativa, en el desarrollo de estrategias preventivas y de cuidado.
Diseñar anticipadamente desde la escuela propuestas para este evento e incluirlas en la planificación anual de la institución. Puede trabajarse aquí sobre los acuerdos institucionales de convivencia construidos conjuntamente entre toda la comunidad educativa, de modo que se reafirme la responsabilidad colectiva en torno a las prácticas de cuidado para este día.
Brindar información científicamente validada, actualizada y acorde a fin de problematizar el consumo de alcohol y sus consecuencias físicas y sociales.
Trabajar y promover, desde la escuela, prácticas de cuidado entre pares de manera transversal. Y comenzar a pensar los festejos del Último Primer Día desde el año anterior en conjunto con las y los estudiantes.
Potenciar los espacios de participación que las y los jóvenes ya tienen en la institución escolar (por ejemplo, el Centro de Estudiantes), incluyéndolos en la planificación y armado de este día (horario de ingreso, permanencia en la escuela, actividades, etc.).
En el caso de aquellas y aquellos estudiantes que no puedan sostener la jornada ese día en la escuela, puede acordarse que no asistan, pero que las familias, las escuelas y la sociedad trabajen en articulación para garantizar los cuidados de esas y esos jóvenes. Y que, luego, se pueda reflexionar sobre estas situaciones en el ámbito escolar.
Buscar que las medidas que se tomen desde la escuela no sean únicamente prohibitivas o sancionatorias. Es importante que esto sea tomado como un hecho pedagógico y poder trabajarlo con las y los adolescentes para reflexionar críticamente sobre estas prácticas.

En Paraná
En la capital provincial se llevará adelante un operativo de la Policía y la Municipalidad para garantizar la seguridad de los adolescentes durante el UPD.

El lugar habilitado para el UPD será el Thompson, donde habrá efectivos policiales a fin de brindarles seguridad a los adolescentes.

El acceso a demás espacios públicos de la ciudad estará totalmente restringido: Parque Urquiza, plaza Mujeres Entrerrianas y Puerto Nuevo.

Al Thompson se abocarán más de 20 funcionarios policiales, además de móviles y moto-patrullas de recorrida y con controles previos; mientras que, para el resto de la ciudad, se destinarán aproximadamente 70 policías.

Los adolescentes no podrán ingresar al Thompson con elementos contundentes ni con botellas de vidrio; y en el caso de que concurran con bebidas alcohólicas, se tratará que no sea mucha cantidad.

Habitualmente, los adolescentes finalizan el encuentro y se dirigen a los colegios, por lo que cada comisaria estará en contacto con los responsables de los establecimientos educativos de su rango jurisdiccional para impedir cualquier tipo de incidente y se dará conocimiento a los padres en caso que ocurra algo.

habrá operativo de seguridad

Artículos Relacionados

Teclas de acceso