Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$816,5 / $856,5

Salud y Bienestar
Salud y Bienestar

El ejercicio físico: eficaz y beneficioso 

Desde tiempos inmemorables, la actividad física constituye uno de los pilares fundamentales de la salud, no solo en la prevención de enfermedades, sino también en su terapéutica. El ejercicio físico trae consigo tantos beneficios, que puede ser considerado como un verdadero fármaco. Es una de las terapias más prescriptas de todos los tiempos y por todos los profesionales. Sus beneficios para la salud y en la enfermedad se deben a la existencia de una relación dosis-respuesta lineal, entre el volumen de actividad física y la mortalidad por todas las causas. Por la doctora Estefanía Peltzer. Médica especialista en Medicina General y Familiar. Especial para AIM.

El ejercicio físico induce innumerables cambios benéficos en la fisiología muscular y hormonal. Estos cambios se producen principalmente a nivel del sistema cardiovascular y el musculo esquelético, quienes desde allí envían señales al cerebro, intestino, grasa, sistema inmunológico, etc. A través de numerosas citoquinas (mensajeros). La evidencia científica afirma que el musculo actúa como un verdadero órgano endocrino, en intima conexión y comunicación con otros órganos y sistemas corporales.

Entre algunos de los beneficios que justifican incorporar este hábito saludable en el día a día, es importante mencionar que:

· Reduce el riesgo de sufrir o permite tratar enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión y algunos tipos de cáncer.
· Ayuda a controlar el peso corporal.
· Mejora el equilibrio, la coordinación, la movilidad, la fortaleza y la resistencia corporal.
· Ayuda a mantener la solidez de los huesos y, además, protege de la osteoporosis.
· Mejora el estado de ánimo y aumenta la autoestima.
· Disminuye el riesgo de padecer estrés, ansiedad y depresión.
· Fomenta la sociabilidad, porque generalmente la actividad física se desarrolla en grupo, con compañeros, amigos y/o familiares

Ejercicio de HIIT
Es muy frecuente escuchar en el consultorio frases como: “no tengo tiempo, no tengo suficiente lugar en casa”. Sin embargo, existe una herramienta que hará que estas dos excusas carezcan de validez.

El ejercicio de HIIT (Higth interval intensity training) es una estrategia sumamente novedosa y efectiva de salud, que cuenta cada vez con más evidencia científica. Esta se encuentra relacionada con nuestra más pura fisiología, aquella grabada a fuego en los genes, y que poco ha evolucionado desde hace aproximadamente 100000 años.

Este ejercicio es, según la evidencia, una de las actividades más efectivas para acompañar a la pérdida de peso y para mejorar la salud cardiovascular, entre otros beneficios.

Este tipo de actividad, por ser muy exigente, puede ser realizada por aquellas personas que posean una adaptación previa al ejercicio, y no en aquellos que recién inician actividad física. En dicho caso debe comenzarse con actividades aeróbicas moderadas y progresivas, y una vez lograda la adaptación necesaria, podrán comenzarlo sin problemas. Es importante que la exigencia de la misma sea individualizada a cada caso en particular.

Este consiste en realizar un determinado ejercicio a intervalos de aproximadamente 20-40 segundos, a una intensidad elevada, los cuales deben llevar a aumentar la frecuencia cardiaca a la máxima determinada para la edad (220-edad). A continuación, se inicia una pausa activa, de recuperación, de aproximadamente 10-40 segundos. Se realizan 6 a 8 repeticiones lo que totaliza aproximadamente 20 minutos. Este, debido a su exigencia, equivale a lo que se realizaría en una hora de actividad física a una intensidad moderada y continua. Pero es clave llegar a extenuarse lo suficiente para obtener estos beneficios. Por lo cual es importante contar con los controles habituales y un examen cardiovascular adecuado que descarte la presencia de patologías, que podrían impedir su realización.

Entre sus ventajas se encuentra su practicidad, pudiendo realizarse en un tiempo o lugar reducido, beneficia significativamente la salud cardiovascular, ya que mejora la capacidad aeróbica, acompaña al descenso de peso, ayuda a reducir la grasa corporal y visceral y de esa forma aumenta la sensibilidad a la insulina.

¿Qué hace que este ejercicio sea tan eficaz y beneficioso para la salud?
Como se mencionó, este tipo de ejercicio parece estar incorporado en la genética humana, la misma que hace miles de años, cuando el hombre cazaba y recolectaba, y esto se asemeja mucho a la actividad de los antepasados. Por esto entre sus ventajas se encuentra que:

· Aumenta la tasa metabólica hasta 48 hs posteriores al ejercicio, y un 15 % más que con el ejercicio aeróbico moderado sostenido.
· Activa genes relacionados con el consumo de grasas, y por ende favorece el descenso de peso
· Reduce la presión arterial
· Mejora el perfil lipídico
· Activa genes relacionados con la fuerza y mantenimiento de la masa muscular
· Produce mejoría significativa de la tolerancia a la glucosa, así como de la sensibilidad a la insulina, mucho más que con otros tipos de ejercicio
· Mejora síntomas como ansiedad y depresión
· Mejora la calidad del sueño
· Influye y estimula la secreción de hormona de crecimiento
· Desencadena la biosíntesis mitocondrial, proceso que tiene intima relación con el enlentecimiento del envejecimiento

No hay más excusas, la actividad física no es una opción, ¡es una condición biológica y necesaria para la fisiología de todas las células, órganos y sistemas! Manos a la obra: ¡el movimiento es salud!

hiit actividad fisica Nutrición Estefania Peltzer

Dejá tu comentario sobre esta nota

Artículos Relacionados

Teclas de acceso