Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$165,7 / $173,7

Economía
Economía

Pesce estimó que en 2023 habrá “un proceso de desaceleración inflacionario”

Frente a la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, el titular del BCRA relativizó el problema del déficit cuasifiscal y sostuvo que “no ve un problema de atraso en el tipo de cambio”

Cuando se espera que la inflación de septiembre sea la más alta del año o que esté en un nivel similar al 7,4 por ciento de julio, el presidente del Banco Central, Miguel Angel Pesce, defendió en el Congreso la estimación del 60 por ciento de inflación contemplada en el proyecto de Presupuesto 2023. "El próximo año no se espera un shock externo ni están previstos cambios bruscos en el tipo de cambio", confió Pesce.

Frente a las dudas y críticas de la oposición a la política monetaria y cambiaria del Gobierno, Pesce, ratificó que, según sus proyecciones, el año próximo se producirá una desaceleración del índice de inflación porque, según sostuvo, se mantendrá el sendero de reducción de la emisión monetaria.

“Va a haber un proceso de desaceleración inflacionaria que está reflejado en el proyecto de ley de presupuesto con una estimación del 60 por ciento de inflación y una devaluación acorde con esos niveles de inflación”, enfatizó Pesce ante los legisladores que integran la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, que preside el oficialista Carlos Heller.

Al tomar la palabra, Pesce remarcó que el directorio del Banco Central “ha fijado públicamente los lineamientos de la política monetaria, cambiaria y financiera. Lo hicimos al comienzo de la gestión en enero de 2020, luego en octubre revisamos esos puntos y en enero de este año volvimos a revisarlos, pero no en el fondo de la cuestión”.

“No estamos esperando ningún shock externo, como tuvimos en marzo 2023, y ningún salto devaluatorio, con lo cual allí tenemos dos componentes importantes que afectan la inflación. Estamos esperando que los aumentos de la demanda no respondidos no se traduzcan en aumento de precios sino en mayor producción. El año próximo, además, la monetización del déficit será menor al nivel de 2015. Por eso creemos que la inflación va a ubicarse en el orden del 60 por ciento”, explicó.

El titular del Central indicó que la experiencia internacional en materia del combate a la inflación tiene tres caminos posibles: la contracción de la demanda por procesos recesivos, la apertura económica o el crecimiento económico. En ese marco, descartó la primera opción frente a los actuales índices de pobreza e indigencia por las "delicadas" consecuencias que tendría sobre el tejido social.

"El camino de la apertura económica es imposible de recorrer, porque no cuenta con financiamiento externo. Queda el camino del crecimiento”, sintetizó Pesce ante los diputados de la Comisión de Presupuesto y también puso como herramienta antiinflacionaria el ajuste en el déficit fiscal fijado en el Presupuesto: "El año que viene vamos a tener una monetización de la emisión monetaria que es la menor desde 2015".

Asimismo, el titular del BCRA buscó relativizar el impacto de la brecha cambiaria en la economía, que hoy ronda el 90 por ciento. “No se observa un atraso significativo en el tipo de cambio”, sostuvo. “La industria está exportando, lo mismo que las automotrices y las empresas de consumo masivo. No vemos allí un problema”, enfatizó.

Uno de los planteos más insistentes de los legisladores opositores fue el del aumento sideral del déficit cuasifiscal, factor que, advirtieron, podría desencadenar un desenfreno inflacionario en el corto plazo. “Desde el 31 de diciembre el stock de Leliq aumentó un 825 por ciento, más de 7 veces. Y el pasivo remunerado sobre el total del Banco Central aumentó un 530 por ciento en ese lapso”, alertó la diputada Paula Oliveto.

Pesce, sin embargo, afirmó que no existe “una bomba de Leliqs ni riesgos en ese sentido” y justificó el aumento de las tasas de interés que se pagan por esos instrumentos para evitar que se licúen los ahorros de las familias argentinas.

“No es que yo le reste importancia al stock de instrumentos monetarios que tiene el BCRA. Lo que hace el Banco es tomar el excedente de liquidez y mantener el valor de ese dinero porque si no se deterioraría el ahorro de las familias y de las empresas. En ese sentido yo no lo veo como un riesgo macroeconómico. Lo que sí veo como riesgo es que nuestro país no desarrolle un mercado de capitales, si no hay un proceso de conversión del ahorro de los argentinos en inversión es un problema por el riesgo de fuga de capitales”, sostuvo Pesce, quien estimó en 400.000 millones de dólares los fondos de los argentinos en el exterior.

“Hay más inversiones de argentinos residentes en el exterior que de extranjeros en la Argentina”, se lamentó.

Además, Pesce enfatizó que las metas de reservas pactadas con el FMI del segundo y tercer trimestre del año “se han cumplido” y aclaró que, si bien esperaban el desembolso de $4300 millones de dólares de los organismos multilaterales, solo ingresaron 1700 millones. “Esperamos que el resto ingrese durante el último trimestre”, sostuvo.

presupuesto

Artículos Relacionados

Teclas de acceso