Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$868,0 / $908,0

Internacionales
Internacionales

Bután parece ser el refugio del tigre de bengala

Este gran felino alguna vez vagó por Asia, desde la costa oriental de Rusia hasta el Mar Caspio.

Durante casi un año, cientos de investigadores recorrieron Bután con un objetivo en mente: encontrar ejemplares vivos del tigre real de bengala en peligro de extinción. Fue una expedición científica masiva en la que exploraron más de 26.000 kilómetros cuadrados de territorio, o dos tercios del país.

Cuando regresaron y tabularon sus cifras el año pasado, se llenaron de alegría. Resultó que Bután albergaba 131 tigres reales de Bengala, un aumento del 27 por ciento desde 2015.

El estudio se realizó con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) y fue bien recibido por los conservacionistas, que han visto caer en picado el número de tigres salvajes en todo el mundo en las últimas décadas.

El tigre es uno de los carnívoros más grandes del mundo. Puede pesar más de 300 kilogramos y alcanzar hasta 3,3 metros de longitud. Este gran felino alguna vez vagó por Asia, desde la costa oriental de Rusia hasta el Mar Caspio.

Sin embargo, desde principios del siglo XX, se estima que se ha perdido el 97 por ciento de los tigres salvajes del mundo. Actualmente quedan alrededor de 4.500 ejemplares en estado salvaje en toda Asia, lo que convierte al tigre en una especie en peligro de extinción. El tigre real de Bengala es la subespecie de tigre más numerosa y representa aproximadamente la mitad de la población salvaje.

No son los únicos animales que enfrentan un futuro incierto. La biodiversidad se está deteriorando en todo el mundo a un ritmo sin precedentes en la historia de la humanidad. Alrededor de un millón de especies están al borde de la extinción y el 25 por ciento de los grupos de plantas y animales están amenazados.

El Marco Mundial de Biodiversidad Kunming-Montrea, que se adoptó en 2022, tiene como objetivo detener ese declive a través de un conjunto de cuatro objetivos, compuestos por 23 metas que deben alcanzarse para 2030.

Estos objetivos incluyen la conservación del 30 por ciento de la tierra, el mar y las aguas interiores, la restauración del 30 por ciento de los ecosistemas degradados y reducir a la mitad la introducción de especies invasoras.

Se espera que la implementación del marco sea un tema clave de discusión cuando los líderes se reúnan el próximo mes para la sexta sesión de la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Unea-6, 26 de febrero al 1 de marzo), el principal organismo de toma de decisiones sobre asuntos ambientales del mundo.

“La extinción del tigre real de Bengala sería una tragedia no sólo por su impresionante belleza y significado cultural. La pérdida de estas magníficas criaturas perturbaría el ecosistema y la biodiversidad finamente equilibrados de la región que ha prosperado durante milenios”.


Espacio para deambular

Como uno de los carnívoros más grandes del mundo, los tigres necesitan vastas extensiones de bosques y pastizales para deambular, cazar y reproducirse. Bután es un hábitat particularmente importante. Proporciona un vínculo entre las poblaciones de tigres en Nepal y el noreste de la India, lo que ayuda a mantener fuerte la diversidad genética.

Sin embargo, el crecimiento de la población humana en toda Asia y el desarrollo en expansión han resultado en un hábitat cada vez más reducido del tigre, amenazando la supervivencia del felino.

Los tigres, uno de los principales depredadores, desempeñan un papel importante en el mantenimiento de ecosistemas diversos y saludables. Mantienen bajo control a los ungulados salvajes, como los cerdos y los ciervos sambar, lo que preserva la vegetación.

“La extinción del tigre real de Bengala sería una tragedia, no sólo por su impresionante belleza y su importancia cultural”, afirma Doreen Lynn Robinson, directora de Biodiversidad y Tierras del Pnuma.

“La pérdida de estas magníficas criaturas alteraría el delicado equilibrio del ecosistema y la biodiversidad de una región que ha prosperado durante milenios”, añade.

La tala comercial, la expansión agrícola y otros desarrollos han devorado las praderas de Asia, lo que ha resultado en menos alimento para los ungulados salvajes de los que se alimentan los tigres. A medida que estas presas se acercan a las comunidades y sus cultivos en busca de comida fácil, los tigres también se aventuran más cerca de las aldeas en busca de alimento.

Desde 2016, los tigres han matado a cientos de cabezas de ganado en Bután, lo que ha causado dificultades económicas a los agricultores y aldeanos de subsistencia. “El conflicto entre humanos y tigres ha ido en aumento y afecta a residentes en varias regiones del país”, afirma Tashi Dhendup, director del Centro del Tigre de Bután. “Si bien los tigres están prosperando, parecen depender significativamente del ganado”.

El cambio climático también está poniendo en peligro a los tigres. Bután se ve fuertemente afectado por el calentamiento planetario, al igual que otros países montañosos de la región del Hindu Kush-Himalaya.

Fuente: El Nuevo Siglo (Colombia)

Bután extincion de especies felinos

Artículos Relacionados

Teclas de acceso