Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$816,5 / $856,5

Internacionales
Internacionales

Rechazan proyecto petrolero en desembocadura del Amazonas

La agencia ambiental brasileña ha rechazado la licencia de un controversial proyecto de prospecciones petroleras cerca de la desembocadura del Río Amazonas, que encontró una fuerte oposición de activistas que advertían del riesgo de daños para la zona.

El presidente de la agencia, Rodrigo Agostinho, recalcó las preocupaciones medioambientales al anunciar su decisión el miércoles por la noche de denegar la petición de la compañía estatal Petrobras para perforar en el territorio FZA-M-59. Señaló a “una serie de inconsistencias técnicas” en la solicitud de la empresa.

Se espera que la producción actual de crudo de Brasil toque techo en los próximos años, y Petrobras intenta asegurar más reservas ante la costa norte de Brasil. La compañía ha destinado casi la mitad de los 6.000 millones de dólares de su presupuesto de prospecciones a esa zona.

El director general de la petrolera, Jean Paul Prates, ha dicho que el primer pozo sería temporal y que la empresa nunca ha registrado una fuga en sus perforaciones en el mar. La compañía no logró convencer a la agencia medioambiental.

“No hay duda de que Petrobras tuvo todas las oportunidades de remediar aspectos críticos de este proyecto, pero que aún presenta inconsistencias preocupantes sobre la operación segura de una nueva frontera de prospecciones con alta vulnerabilidad socioambiental”, escribió Agostinho en su decisión.

La singular y biodiversa región alberga manglares poco estudiados y un arrecife de coral, y activistas y expertos han dicho que el proyecto conlleva un riesgo de fugas que podrían poner en peligro el sensible entorno.

Ocho organizaciones ambientalistas y de la sociedad civil, incluidas WWF Brasil y Greenpeace, habían pedido que se rechazara la licencia hasta realizar un estudio en profundidad.

Caetano Scannavino, coordinador de Salud y Felicidad, un grupo amazónico sin fines de lucro que impulsa proyectos sostenibles en la cuenca de Tapajos, felicitó a Agostinho en Twitter “por no sucumbir a la presión, pedir más estudios y priorizar la ciencia al servicio de la comunidad”.

“Es una región sensible, poco estudiada, y no hay vuelta atrás de ningún error aquí”, dijo Scannavino. “Por no mencionar la promesa del gobierno de un futuro sin dióxido de carbono”.

El Observatorio Climático, una red de organizaciones ambientalistas sin fines de lucro, también celebró la decisión y dijo en un comunicado que “Agostinho está protegiendo un ecosistema prácticamente desconocido y mantiene la coherencia del gobierno de Lula, que ha prometido en su discurso guiarse por la lucha contra la crisis climática”.

Durante los primeros mandatos presidenciales de Luiz Inácio Lula da Silva, entre 2003 y 2010, los enormes descubrimientos de reservas en alta mar se convirtieron en una forma de financiar programas de salud, educación y bienestar. Algunos miembros de su Partido de los Trabajadores siguen viendo el crudo como una forma de garantizar el progreso social.

El ministro de Energía, Alexandre Silveira, dijo en marzo que la zona es el “pasaporte al futuro” para el desarrollo de la región norte de Brasil. En sus primeros mandatos, Lula utilizó la misma frase para describir los descubrimientos de crudo en una zona conocida como presal.

Pero Lula se ha esforzado por mostrar una nueva conciencia medioambiental adquirida desde entonces, y la protección de la Amazonía fue un elemento constante en su campaña del año pasado para derrocar a Jair Bolsonaro y regresar a la presidencia.

Activistas y expertos habían advertido que autorizar las prospecciones petroleras podría amenazar el entorno natural, además de enturbiar la nueva imagen de Lula como defensor del medio ambiente.

El proceso para obtener una licencia ambiental para el área FZA-M-59 comenzó en 2014, a petición de BP Energy do Brasil. Los derechos de prospección se transfirieron a Petrobras en 2020.

Suely Araújo, exdirectora de la agencia medioambiental y ahora especialista de política pública en el Observatorio Climático, dijo que Agostinho había tomado la decisión correcta no sólo para ese proyecto concreto, sino también para el país.

“La decisión en este caso da pie a un debate más amplio sobre el papel del petróleo en el futuro del país. Es hora de establecer un calendario para eliminar los combustibles fósiles y acelerar la transición justa para países exportadores de petróleo, como Brasil, y no abrir una nueva frontera de prospecciones”, dijo Araújo en un comunicado. “Los que hoy duermen soñando con la riqueza del petróleo tienden a despertarse mañana con un activo encallado, o un desastre ecológico, o ambos”.

Hay otros megaproyectos controversiales en la Amazonía aún sobre la mesa, como reasfaltar una autopista que atravesaría bosques protegidos, construir un gran ferrocarril para transportar grano y renovar la licencia de una enorme represa hidroeléctrica.

Fuente: Agencia Associated Press

Amazonia brasil industria petrolera

Artículos Relacionados

Teclas de acceso