Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$124,0 / $130,0

Internacionales
Internacionales

Texas se convierte en la capital de terremotos en EE.UU.

El auge del petróleo y el fracking lograron que Texas también sea la nueva capital de terremotos en USA. ¿A diez años el negocio seguirá siendo rentable?

Hace unos años USA se convirtió en el mayor productor de petróleo del mundo de la mano del fracking. Texas, Nuevo México y Dakota del Norte son los estados que más pozos petroleros han explotado. Aunque todo puede parecer ganancia sumado a la alza del precio internacional del crudo luego del inicio de la guerra entre Rusia y Ucrania; claramente no lo es para los texanos.

Texas, un estado sin mucha movilidad sísmica, tuvo en 2015 seis terremotos que superaron los 3,0 en la escala de Richter. Y luego seis de nuevo el próximo año. Y luego los números simplemente explotaron: 17 se convirtieron en 78 y se convirtieron en 181. Y solo en los primeros tres meses de 2022, hubo otros 59, poniendo el año en ritmo para establecer un nuevo récord. ¿Qué relación tienen estos terremotos con el auge del petróleo?

Lo que sucede es que enormes cantidades de aguas residuales salen de los pozos a medida que el petróleo sale a borbotones, e inyectar esa agua nuevamente en el suelo, la opción de eliminación más barata, ejerce presión sobre las líneas de falla de la Tierra. Lo que produce un movimiento sísmico. En el oeste de Texas, cada barril de petróleo que sale del suelo normalmente trae consigo cuatro barriles de agua.

Como explica Bloomberg, el agua está cargada de sal y toxinas y, a veces, incluso contiene materiales radiactivos, lo que hace que la eliminación segura en la superficie sea costosa. Entonces se vierte por una tubería que se extiende aproximadamente dos kilómetros hacia la Tierra. Y a medida que el agua se filtra hacia ese sótano, o roca precámbrica, puede causar deslizamientos en las fallas geológicas.

Entonces, si el petróleo (o mejor dicho la forma de extraerlo) daña la tierra, ¿cómo se frena el negocio? El petróleo financia los presupuestos escolares, paga por nuevos parques y representa directamente un tercio de todos los puestos de trabajo en gran parte de la región. Obviamente, nadie quiere salir perjudicado.

La industria y su futuro

Pioneer Natural Resources Co., el mayor productor de petróleo en la cuenca Pérmica del oeste de Texas y Nuevo México, aumentó su producción de petróleo entre un 19 por ciento y un 27 por ciento anual en los años pico del fracking. Ahora, Pioneer planea aumentar la producción solo un cinco por ciento anual o menos, a largo plazo.

El Pérmico, en Texas, contiene más reservas fáciles de aprovechar que cualquier otro lugar del mundo, y Chevron, Exxon y decenas de equipos más pequeños están aumentando la producción para aprovechar esos precios más altos. La mitad de todas las plataformas de perforación en funcionamiento en los USA en la actualidad se pueden encontrar aquí.

Joe Biden necesita cada vez más petróleo para satisfacer su demanda interna y a su vez ahora la demanda de Europa, y por eso se acercó al gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela luego de años de rechazo. También inició negociaciones con otros aliados de USA como Colombia y Arabia Saudita.

Pero un informe de febrero de Wall Street Journal indica que si las empresas más grandes mantuvieran su producción a un nivel estable podrían continuar operando durante una o dos décadas, pero si aumentaran la producción en un 30 por ciento anual por la demanda, se quedarían sin pozos de primer nivel en unos pocos años.

Por lo tanto, bajar la producción sería lo lógico para el medio ambiente pero sabemos que la economía de los países pesa mucho más. Según apunta la firma Wood Mackenzie, para 2025 la producción de petróleo se estancará. Mientras en Texas continúan los terremotos.

Fuente: Urgente 24

estados unidos fracking - shale gas - shale oil

Artículos Relacionados

Teclas de acceso