Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$869,5 / $909,5

Provinciales
Provinciales

Anticipan una jornada agobiante: Cómo prevenir el golpe de calor

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) anticipa para este martes una jornada agobiante por las elevadas temperaturas, que podrían superar los 38 agrados. El calor vendrá con viento del norte en la provincia de Entre Ríos. Recomendaciones de AIM para evitar el golpe de calor.

En esta época de temperaturas  altas,  es necesario prestar atención a los síntomas de deshidratación por el calor.
En esta época de temperaturas  altas,  es necesario prestar atención a los síntomas de deshidratación por el calor.

De acuerdo con el SMN, en el caso de Entre Ríos, la zona sur sería la que tendría las marcas más altas. Así, por ejemplo para Gualeguaychú se anuncian 38 grados, mientras que en Paraná está prevista una máxima de 34, aunque especialistas no descartan que la misma pueda ser superada.

Las temperaturas comenzarán a disminuir gradualmente el miércoles. Ese día culminaría la ola de calor en el centro y este del país, mientras que el alivio llegaría recién el jueves en el norte argentino.

Golpe de calor
El calor agobiante que se registra desde hace unos días en Paraná y la provincia, hace que sea necesario recomendar tener presentes algunos puntos para evitar el “golpe de calor”. Síntomas, cómo actuar ante uno y otros aspectos más, en esta nota de AIM.

¿Qué es el golpe de calor?
Es el aumento de la temperatura del cuerpo por una exposición prolongada al sol (insolación clásica) o por hacer ejercicios en ambientes calurosos o con poca ventilación) al punto que el cuerpo pierde agua y sales esenciales para su buen funcionamiento.

En estas situaciones el cuerpo tiene dificultades para regular su temperatura por los mecanismos habituales como la sudoración por lo que se produce un aumento de la temperatura corporal. El golpe de calor puede presentarse en el momento o después de varios días de alta temperatura.

¿Cuáles son los síntomas?
Es importante estar alerta ante los siguientes síntomas:

– sed intensa y sequedad en la boca

– temperatura mayor a 39º C (medida en la axila)

– sudoración excesiva

– sensación de calor sofocante

– piel seca

– agotamiento, cansancio o debilidad

– mareos o desmayo

– vértigo

– calambres musculares

– agitación

– dolores de estómago, falta de apetito, náuseas o vómitos

– dolores de cabeza (sensación de latido u opresión)

– estado de confusión, desorientación, delirio o incluso coma o convulsiones

En los bebés además se puede evidenciar:

– la piel muy irritada por el sudor en el cuello, pecho, axilas, pliegues del codo y la zona del pañal.

– Irritabilidad (llanto inconsolable en los más pequeños).

¿Quiénes son los más vulnerables?
Cualquier persona puede ser víctima de un golpe de calor. Sin embargo se debe tener especial cuidado con los siguientes grupos ya que tienen mayor riesgo de padecerlo:

– bebés y niños especialmente menores de 1 año (ya que su cuerpo tiene menor capacidad para regular su temperatura)

– bebés que padecen de fiebre por otras causas, o diarrea

– personas con enfermedades crónicas (afecciones cardíacas, renales o neurológicas)

– niños obesos o desnutridos

– personas que tienen la piel muy quemada por el sol

– jóvenes que abusan de bebidas con alcohol y de drogas

– personas mayores

¿Cómo prevenirlo?
Para evitar un golpe de calor en zonas y/o épocas de lastas temperaturas, es importante:

– Evitar bebidas con cafeína o con azúcar en exceso

– Evitar bebidas muy frías o muy calientes

– Evitar comidas pesadas

Con los más chicos:
– No esperar que pidan agua. Ofrecer continuamente líquidos, especialmente jugos naturales. En el caso de lactantes ofrecer el pecho de manera más frecuente.

– Vestirlos con ropa holgada, liviana, de algodón y colores claros o incluso desvestirlos.

– Bañarlos y mojarles el cuerpo con frecuencia.

– Proponer juegos tranquilos evitando que se agiten.

– Evitar que se expongan al sol especialmente en el horario del mediodía o bien, protegerlos de sus efectos si no se puede evitar la exposición: con el uso de ropa adecuada (sombreros, ropa de manga larga) y protectores solares adecuados.

– Mantenerlos en lugares bien ventilados o bien con aire acondicionado (ya sea en casa o lugares públicos) cuando la temperatura ambiente es muy elevada.

– Nunca permanezca con ellos dentro de un vehículo estacionado y cerrado.

Para todos:
– Evitar bebidas con alcohol ya que aumentan la temperatura corporal y las pérdidas de líquido. No es conveniente tomar cerveza ante la sed y el calor.

– Evitar la actividad física intensa.

¿Cómo debemos actuar si ocurre?
Es importante actuar rápidamente. En primer lugar se debe intentar baja la temperatura del cuerpo de la persona afectada, con hielo o con un baño en agua helada.

Además es importante:

– ofrecer agua fresca (o incluso agua con una cucharadita de sal)

– trasladar a la persona a un lugar fresco y ventilado

– no administrar medicamentos antifebriles

– no friccionar la piel con alcohol

El golpe de calor puede ser muy grave, en especial para los bebés y niños pequeños. Por eso, ante los primeros síntomas no demore en consultar al médico o acercarse al centro de salud.

Otros datos
En esta época no hay que esperar a tener sed para consumir agua: sin actividad física es necesario tomar tres tragos cada 20 minutos, y si se realiza, un litro cada hora.

Para la época de calor, en particular entre los meses de octubre y marzo, aconsejan a los deportistas tener mucho cuidado cuando se realizan actividades físicas entre las 11 y las 17, ya que la sensación térmica y la relación de la temperatura con la humedad es muy peligrosa y puede provocar golpes de calor.

Por eso recomiendan efectuarla antes y después de esa hora, utilizando ropa liviana de algodón, muy holgada, que permitirá a la piel perder el calor que emana el cuerpo al iniciar la actividad. Además, es importante beber agua cada 20 minutos ya que en estos meses, el golpe de calor se produce por un desequilibrio entre la cantidad de sudor que se pierde por hora y la poca ingesta de agua acondicionada que realizamos en ese periodo.

En esta época, una persona que pese entre 70 u 80 kilogramos, o más aún, si es obesa y realiza actividad física puede perder un litro de agua corporal a través del sudor. Es gravísima la ecuación si no se incorpora lo que se pierde, por lo que hay que tomar un litro de agua por hora.

De la Redacción de AIM.

altas temperaturas golpe de calor SMN

Artículos Relacionados

Teclas de acceso