Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$103,2 / $109,2

Provinciales
Provinciales

La Uner realizará un diagnóstico que permitirá trazar el regreso medido y  gradual de su personal 

La Universidad Nacional de Entre Ríos (Uner) puso en marcha un muestreo con el claustro no docente para analizar el impacto laboral y emocional del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (Aspo) en los trabajadores administrativos y de servicios. El diagnóstico es el primer paso para establecer las pautas para el regreso de los empleados a toda la universidad, informó a AIM la secretaria general de la Casa de Estudios, Alina Francisconi.

El impacto de la pandemia modificó profundamente las relaciones. Este nuevo escenario hace que las instituciones se vean en la encrucijada de repensar la reconstrucción del tejido laboral presencial ante nuevas variables generadas por el Covid-19.

“Lo más importante para quienes estamos con equipos de trabajos es tener la sensibilidad de acompañar a las personas. Estamos pasando por un momento especial, donde hay que hacer el trabajo y hay que hacerlo bien, sin perder de vista el contexto inédito en el que se desarrolla la ejecución de las tareas”, aseguró la magister a esta Agencia. En ese marco, contó que la Uner presentó que realizará un relevamiento “que se hará con todo el personal no docente (administrativos y de servicios) para ir conversando (con este instrumento) cómo transitaron este proceso que inició en marzo”.

El muestreo es una co-construcción del Rectorado que se artículo con las unidades académicas, porque se advirtió que las relaciones se vieron modificadas: “El impacto de la pandemia no nos fue inocuo a cada uno de nosotros. No somos los mismos del 20 de marzo, por lo que tuvimos que modificar nuestros hábitos de vida en cuanto a lo social y en el trabajo nos comenzamos a comunicar de otra manera y dejamos de tener la rutina de ir a la oficina todos los días, por lo que los vínculos se modificaron. Quizás se fortalecieron (en algunos casos) y se hicieron más sólidos, pero, claramente, el clima laboral no es el mismo que el de marzo de este año y por eso es importante tener una mirada especial en ese punto, porque las personas somos quienes hacemos las organizaciones y tenemos que estar bien para que se puedan garantizar los derechos de todos los claustros y brindar un servicio de calidad”.

La idea “es saber cómo fue el recorrido y cómo fue cambiando el trabajo: algunas personas pudieron -a partir de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (Tic’s)- ‘remotear’ su labor; otras, no realizaron tareas, por las características de sus funciones; y están quienes hicieron algunas cosas y otras no”.

La propuesta “implica monitorear cómo es el clima laboral actual y busca conocer cuáles son los desafíos que las personas ven hacia adelante ante un posible regreso (medido y gradual), ya que hay un conjunto muy diverso de situaciones laborales que se dieron y, entre ellas, están las cosas personales (familiares y de afectos) que cada uno de nosotros transita en esta pandemia”.

Precisamente, la Casa de Estudios quiere realizar un diagnóstico sobre cómo el claustro no docente visualiza el regreso a las oficinas con protocolos, es decir, que cuenten cómo piensan que se trabajará nuevamente de forma física en las unidades laborales, ya que “hay muchas aristas, porque tendremos que comenzar a transitar una dimensión nueva”, apuntó Francisconi, quien agregó que también se quiere saber qué es lo que están necesitando: “Le pedimos al personal que cuente qué capacitaciones o sobre qué temas se quieren formar (no solamente cuestiones técnicas, que se dieron cursos) sino, también, herramientas que ayuden a mejorar el diálogo y todo lo que hace falta para acompañar el proceso que se iniciará, que no será fácil para ninguno de nosotros porque es inédito”.

uner Francisconi retorno claustro no docente

Artículos Relacionados

Teclas de acceso