Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$240,5 / $252,5

Salud y Bienestar
Salud y Bienestar

Fin de año y vacaciones: Cómo no sucumbir al consumismo para escapar de realidades angustiantes

Los seres humanos suelen organizar las actividades diarias en forma de costumbres y rutinas que repiten cada día, desde la hora de despertar, almorzar o dormir, es lo que comúnmente se denomina hábitos. Si bien las personas trabajan o se esfuerzan para forjar hábitos saludables, pero llegan las tan esperadas fiestas y vacaciones, y con ellas, la ruptura de esta rutina y horarios, viajes, ocio, un momento en el cual la mente busca una especie de descarga y desconexión. Por las doctoras Estefanía Peltzer y Melina Ferri, Especialistas en Medicina General y Familiar

Es allí donde pueden aparecer emociones que suelen canalizarse en la comida. Y es por ello por lo que hay algo muy importante que siempre se debe recordar, romper con esta “rutina” no debe significar dejar y olvidar los hábitos saludables básicos, por el contario es importante sostenerlos, mantenerlos y lograr llevarlos siempre. Al fin y al cabo, eso es llevar adelante un estilo de vida saludable, y no una dieta.

¿No sería bueno descansar de las preocupaciones y de la rutina, pero al mismo tiempo aferrarse a las cosas que mantienen equilibrados y saludables?
Los hábitos son comportamientos que se quieren seguir toda la vida, sin tener que decidir ni pensarlo mucho, sin pausas ni vacaciones. Fallar con el hábito saludable un día no arruina el estilo de vida, el problema es pausar los hábitos saludables por completo.

Formar un hábito requiere de la repetición constante en el tiempo. El cerebro no asimila los cambios de golpe, sino que lo hace gradualmente, es por eso que se debe repetir lo mismo durante al menos 21 días para que el cerebro lo pase a la parte consciente, lo convierta en un aprendizaje y lo almacene como hábito.

Entonces, ¿Cómo disfrutar de la alimentación durante las fiestas de fin de año sin cargo de conciencia­? ¿Cómo mantener los ­hábitos saludables en vacaciones?

Mantener los hábitos durante las fiestas de fin de año y las vacaciones no significa dejar de disfrutar.

Si un hábito es caminar cuatro veces a la semana una hora en una plaza cercana, pues lo haremos en el lugar donde estemos.

Durante las vacaciones se puede disminuir la intensidad, pero ser capaces de mantener el hábito.

Crear un hábito permite:
- disfrutar de las vacaciones y de las fiestas de fin de año de manera más saludable.
- motivarse a continuar sin esfuerzo
- hace sentir cómodo, lo que hace que uno se comprometa a continuar
- es realista y permite disfrutar sin estrés
- permite sentir un progreso constante

Se puede disfrutar de las delicias de las fiestas de fin de año sin que esto impacte en la salud. Se trata sobre todo de no excederse y saber compensar.

Emociones, fiestas y alimentación
También es cierto que hay una relación entre la llegada de fin de año y episodios de ansiedad, y como se sabe la alimentación no solo responde a una necesidad fisiológica de alimentarse sino también a emociones y estímulos. Es decir, no solo se come porque se tiene hambre sino también porque se está triste, feliz, emocionado, ansioso. Por eso es importante tener siempre hábitos saludables porque los hábitos difícilmente cambian así camben las circunstancias.

Por ello, hay que tener en cuenta los siguientes aspectos:
- no hay que excederse
- tener en cuenta el tamaño de las porciones
- la actividad física siempre debe estar presente

Lo que se come no solo afecta como uno se siente, sino que como uno se siente también afecta la manera de comer.
Muchas personas no comen en función a sus necesidades nutricionales, sino que es el paladar el que los motiva a comer y comer con el paladar es una conducta que tiene que ver con el placer.

Los malos hábitos alimenticios son parte del origen de problemas cardiovasculares, por ejemplo, cuando se ingieren productos ricos en grasa saturadas y azúcares que favorecen el desarrollo de DBT tipo II, Hipertensión arterial y niveles elevados de colesterol. También genera falta de energía, porque un cuerpo mal nutrido no tendrá la fuerza suficiente para realizar las tareas del día.

Muchos alimentos tienen triptófano (pollo, semilla de calabaza, pescado, claras de huevo, semillas de girasol) que es un aminoácido que ayuda a producir melatonina y serotonina. La melatonina regula el ciclo del sueño vigilia y la serotonina regula el sueño, el apetito, el dolor y el estado de ánimo. Niveles bajos de serotonina tienen efectos negativos sobre el cuerpo como angustia, irritabilidad y tristeza. Por lo tanto, es bueno consumir alimentos ricos en triptófano (considerado como un antidepresivo natural)

Además, hay estudios que relacionan la serotonina con una mayor sensación de bienestar, mejor descanso, mayor concentración y autoestima más alta.

A su vez al llegar las fiestas y el fin de año, las personas corren de un lado al otro, se avecinan gastos y preocupaciones, cierres y balances. Esto puede generar mucha ansiedad e Hiperestres, que como se sabe pueden traer graves consecuencias a la salud, fundamentalmente por el aumento de la hormona cortisol, y cuyas manifestaciones van desde fatiga, aumento de peso, HTA, taquicardia, dolores inespecíficos, infecciones, manifestaciones en piel, caída de cabello, trastornos digestivos, trastornos de la memoria, etc. Estas amenazas forman parte del día a día y estarán presentes siempre en nuestra vida diaria, por eso la clave es no concentrarse en ellas.

A todos estos factores se puede agruparlos en amenazas, internas y externas, y son quienes pueden atentar contra estos hábitos saludables y el cumplimiento de objetivos asociados a la salud, es en esta época del año donde aparecen incontables casos de ellas.

Las principales amenazas internas son llamadas automatismos, que son actos realizados de forma involuntaria o inconsciente, aprendidos y muy arraigados desde la infancia, y que suelen ser desencadenados por situaciones de estrés, ansiedad, etc. Según datos de investigaciones la mente humana se rige por un 95 % inconsciente, es decir, que la mayoría de las acciones llevadas a cabo durante el día son automáticas, no consientes. Por otro lado, se encuentran las amenazas externas que están dadas fundamentalmente por el entorno, personas, situaciones y circunstancias externas.

Lo verdaderamente importante en realidad es saber que cada persona cuenta con un increíble poder mental oculto, quizás lo que se utiliza diariamente solo sea apenas la punta de un Iceberg, si se logra direccionar y enfocar la mente hacia los objetivos, nada ni nadie podrá impedirlo.

Entre las herramientas más importantes para poder conseguirlo se encuentra la programación, esta permitirá siempre anticiparse, para que las amenazas externas no impidan o atenten contra el estilo de vida y los objetivos saludables.

Es importante recordar que la alimentación es el punto inicial, sostiene la rutina, por eso, no hay que olvidar programarse, focalizarse, llevar el agua y alimento saludable, no dejar de incluir todos aquellos llenos de vitaminas y nutrientes, frutas, verduras, agua, frutos secos, infusiones, pescado, legumbres, por citar algunos ejemplos.

En primera medida no se debe dar lugar a excesos, hay que comer algo saludable antes de cualquier reunión social o salida, no ir con hambre (porque esto hará que se pierda el control), en este caso o cuando se esté de vacaciones se puede llevar una opción saludable y siempre la botella de agua, eso no impedirá que puedas seleccionar algo que se desee comer o tomar, pero con conciencia, moderación y sin perder el control. Disfrutar de una reunión, amigos o viaje, pero logrando tener este control, es algo que dará una satisfacción inimaginable.

Tampoco hay que olvidar hacer actividad física donde estés. El ejercicio físico no es opcional, es una obligación biológica para la fisiología. Esta ayudará a aumentar y mantener el tejido muscular, hoy considerado un órgano más, por sus funciones a nivel metabólico, así como también, a segregar endorfinas, que devolverán a ese estado de bienestar y felicidad.

Gracias a la psicología hoy se sabe que, mientras que las fortalezas siguen teniendo una connotación positiva y actúan como herramientas de superación, las debilidades también pueden ser vistas como una oportunidad.

Nota de la Redacción: Artículo publicado en el Material Educativo de Icarus Centro de Salud & Longevidad, para pacientes del Pios-Pec y Pios-Pec PER, correspondiente a diciembre de 2022, cedido para la publicación en AIM.

Fiesta y vacaciones con salud fin de año celebraciones cuidados prevención

Dejá tu comentario sobre esta nota

Artículos Relacionados

Teclas de acceso