Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$904,5 / $944,5

Locales
Locales

Cuidar la salud cuando hay humedad

La humedad aumenta la posibilidad de contraer enfermedades respiratorias como asma o sinusitis o infecciones pulmonares como bronquitis. Además de que puede arruinar la casa, ropa, etc., debemos tener mucho cuidado con ella, porque una exposición prolongada a niveles superiores a los recomendados, afecta a la salud.

La humedad aumenta la posibilidad de contraer enfermedades respiratorias como asma o sinusitis o infecciones pulmonares como bronquitis. También, puede agravar los síntomas de quienes padecen fibromialgia o aumentar el dolor en personas reumáticas.

Quienes vivimos en ciudades tan húmedas como Paraná, debemos tomar precauciones, cuidarnos y cuidar mucho a los bebés y niños, pues como su sistema inmunitario aún está en desarrollo, son más propensos a contraer enfermedades respiratorias y alergias.

Lo que sucede, es que el exceso de humedad atrae a los ácaros, hongos y bacterias. El moho, por ejemplo, empieza a crecer en las cortinas del baño, marcos de ventanas y clósets. Y el problema es que la humedad y el olor a moho duplican el riesgo de desarrollar asma en los niños de 1 a 7 años.

Para evitar que el moho aparezca, debemos controlar la humedad de las habitaciones, porque si no hay humedad, no crece.

Te dejo unos consejos para combatir la humedad en casa:

Ventilar siempre las habitaciones de la casa.
Detectar los espacios con humedad en las paredes o marcos y removerlos con detergente y agua. Ventilar hasta que quede completamente seco.
Llamar a un especialista que verifique si hay alguna filtración o fuga que este creando humedad en las paredes.
Comprar un deshumidificador.
Colocar bolsitas con bicarbonato y aceites esenciales en los lugares cerrados.

Una buena ventilación
Es fundamental que el aire circule por los diferentes espacios de la casa. ¡Ventilar es muy sano! Basta con unos 10 minutos diarios. Nunca está de más abrir las ventanas tras la ducha o después de cocinar, ya que son actividades que suelen generar humedad.

Humedad, la mínima
Intenta disminuir la producción de humedad que está en tus manos. Por ejemplo, al cocinar usa siempre el extractor, tapa las ollas cuando el agua está hirviendo o cocinando al vapor. Son pequeños gestos, pero con importancia.

Calefacción eficiente y eficaz
Mantenla a una temperatura adecuada, cerca de los 20 ºC. No solo ahorrarás en consumo, sino que generarás menos humedad, ya que el aire caliente produce más humedad que el frío.

La ropa, fuera
Siempre que puedas, procura tender la ropa al aire libre o en el patio de luz, con ello ayudarás a disminuir la humedad dentro de casa.

Plantas antihumedad
Existen determinadas clases de plantas de interior, especialmente las tropicales, que ayudan a reducir el exceso de humedad y a mejorar la calidad del aire. La palma de caña, la hiedra inglesa o el lirio de la paz son algunas de ellas.

Pero si la humedad ya apareció en casa, no lo dudes: ponete en manos de un profesional cualificado para que pueda valorar el alcance del problema lo antes posible y solucionarlo antes de que vaya a más. Porque la humedad no desaparece por arte de magia. Al contrario, el paso del tiempo es su mejor aliado.

bienestar

Artículos Relacionados

Teclas de acceso