Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$117,5 / $123,5

Agroindustria
Agroindustria
Berruhet:
Berruhet: "El impuesto es confiscatorio".

Impuesto a la Riqueza: Berruhet afirmó que "es confiscatorio y atenta contra la inversión"

Luego que el Gobierno reglamentara la Ley 27.605, que establece la creación de un “Aporte Solidario y Extraordinario para ayudar a morigerar los efectos de la pandemia”, el presidente de la Cooperativa Agrícola, Ganadera y de Servicios Públicos de Aranguren (Coopar), Felipe Pablo Berruhet, afirmó que “el peso de las cargas fiscales vuelve a dejar en evidencia el debate sobre la necesidad de una reformulación del esquema impositivo". Además, opinó que se castiga al sector que motoriza la economía.

Tras la reglamentación del "Aporte Solidario y Extraordinario para ayudar a morigerar los efectos de la Pandemia", Berruhet consideró que "las alícuotas progresivas van del dos al 5,25 por ciento. Pero a estas tasas habría que sumarle lo ya aportado por el impuesto a los Bienes Personales, que abarca la misma base imponible. “Afectará a los dueños de algunas explotaciones mayores de 1000 hectáreas. El problema es que esa gente es la que tiene la capacidad de motorizar la economía, moviendo el engranaje cuando la pandemia afloje”, advirtió.

En vistas a este tributo, usó una metáfora para referirse a la situación: “Cuando al caballo que va adelante y le empezás a poner palos en la rueda, lo que haces el limitar la capacidad de tracción. Desde el punto de vista económico es así, pero si querés llevarlo a la ideología, es otra historia y ahí ya no discuto”.

Berruhet detalló que los pequeños y medianos productores entrerrianos no son oligarcas, constituyen Pymes chicas y medianas que no tienen la tierra, y que soportan una presión fiscal que los está ahogando: “Si a un tipo que produce, que invierte su capital en una industria a cielo abierto lo castigas constantemente (como viene pasando con todos los gobiernos de Entre Ríos) se producirá lo que el censo agropecuario demostró: cada dos días desaparece un productor en el país, porque no tiene forma de absorber la presión fiscal”.

El gobierno “tiene el poder de gravar como quiera, porque tiene el poder legal para hacerlo, pero que no se queje después porque en Entre Ríos hay más desocupación, más pobreza, más indigencia, y siguen apareciendo índices que son alarmantes”.

Recordó además que el sector más dinamizador de la economía es el agropecuario, y aclaró que, sin embargo, no es formador de precios y por eso, la única defensa que tiene es limitar sus gastos para que la actividad le deje una rentabilidad para pagar impuestos y vivir dignamente. “Pretendemos que el país produzca de manera constante para crecer, pero eso no lo veremos mientras sigamos soportando los volantazos de los feroces ajustes fiscales, que no son la solución a la economía”.

También agregó que este nuevo impuesto "se suma a la larga lista de tributos, tasas y gravámenes, incluyendo los derechos de exportación, que viene pagando el sector, aumentando aún más una presión impositiva ya de por sí insoportable para el productor”.

"El mal llamado impuesto a la riqueza, es en realidad, un tributo de carácter confiscatorio, que atenta contra la inversión, la incorporación de tecnología y la creación de empleo, en un momento en que la Argentina lo necesita desesperadamente. Es decir que, en un intento de resolver el enorme déficit fiscal, producto de sostener un gasto público que no sólo no se aminoró durante la crisis sino, por el contrario, crece día a día, afectaría irremediablemente los recursos que hoy tiene el sector agropecuario para motorizar la economía y alcanzar el crecimiento a mediano y largo plazo”.

En definitiva, dijo, “este ‘aporte’ es en realidad un verdadero impuesto a los activos, de asignación específica, que afectará la liquidez de los individuos y de las pymes de todo el país de todos los sectores de la economía”.

Para Berruhet, el gravamen tiene un título engañoso, "ya que solo el 20 por ciento de lo producido por el impuesto se destinaría en forma exclusiva a gastos vinculados con la pandemia. Precisamente, en un momento en que nuestro país requiere recuperar la credibilidad y previsibilidad para atraer inversiones internas y externas que apuntalen su castigada economía y traccionen su recuperación de la crisis, este nuevo impuesto lo único que logra es minar la confianza y las expectativas a futuro”, marcó.
De la Redacción de AIM.

Carga fiscal sector agropecuario felipe berruhet impuesto a la riqueza

Dejá tu comentario sobre esta nota

Artículos Relacionados

Teclas de acceso