Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$77,50 / $83,50

Salud y Bienestar
Salud y Bienestar

Pistas en los murciélagos para tratar la Covid-19

A los murciélagos se les suele considerar el Paciente Número Cero para muchos casos de epidemias de virus que afectan a las personas y que pueden cobrarse vidas humanas, como el del Ébola, el de la rabia y, más recientemente, la cepa del coronavirus Sars-CoV-2 que causa la Covid-19. Aunque los humanos experimentamos síntomas adversos cuando estos patógenos nos infectan, los murciélagos poseen una formidable capacidad para resistir la acción de los virus y, además, viven mucho más tiempo que los mamíferos terrestres de tamaño similar. ¿Cuáles son los secretos de su longevidad y de su resistencia a los virus?

Murciélagos. (Foto: Ann Froschauer, USFWS)
Murciélagos. (Foto: Ann Froschauer, USFWS)

Una nueva investigación indica que la longevidad de los murciélagos y su resistencia a los virus pueden provenir de su capacidad para controlar la inflamación, que es un sello distintivo de muchas enfermedades y del envejecimiento. Los autores del nuevo estudio han hecho un esbozo revelador de los mecanismos subyacentes en esas habilidades portentosas de los murciélagos y explican cómo estos mecanismos pueden dar pistas para desarrollar nuevos tratamientos para la Covid-19 y otras enfermedades sufridas por los humanos.

La idea de realizar esta investigación surgió cuando Vera Gorbunova y Andrei Seluanov, ambos de la Universidad de Rochester en Nueva York, Estados Unidos, y que son matrimonio, estaban en Singapur en marzo, antes de que comenzaran las prohibiciones de viajes en el marco de las medidas de contención de la pandemia de Covid-19. Cuando el virus comenzó a propagarse y Singapur entró en cuarentena, el matrimonio se tuvo también que confinar; concretamente lo hizo en la casa de su colega Brian Kennedy, director del Centro para el Envejecimiento Saludable de la Universidad Nacional de Singapur y coautor del nuevo estudio.

Los tres científicos, todos expertos en longevidad de mamíferos, empezaron a hablar de murciélagos. Se cree que el Sars-CoV-2 se originó en los murciélagos antes de transmitirse a los humanos. Pese a la condición de portadores, los murciélagos no parecen estar afectados por el virus. Otro rasgo desconcertante: generalmente, la vida de una especie se correlaciona con su masa corporal; cuanto más pequeña es la masa corporal de una especie, más corta es su vida, y a la inversa. Sin embargo, muchas especies de murciélagos tienen una vida de 30 a 40 años, insólitamente larga para su tamaño corporal.

"Hace tiempo que nos interesamos por la longevidad de los murciélagos y su resistencia a las enfermedades, pero no tuvimos tiempo de sentarnos a pensar en ello", explica Gorbunova. "Estar en cuarentena nos dio tiempo para discutir esto, y nos dimos cuenta de que puede haber una conexión muy fuerte entre la resistencia de los murciélagos a las enfermedades infecciosas y su longevidad. También nos dimos cuenta de que los murciélagos pueden proporcionar pistas para terapias humanas contra enfermedades".

Seluanov señala que, aunque anteriormente ya se realizaron estudios sobre las reacciones inmunitarias de los murciélagos y estudios sobre la longevidad de esos animales, nadie hasta ahora había combinado estos dos fenómenos en una sola investigación.

Gorbunova y Seluanov han estudiado la longevidad y la resistencia a las enfermedades en otros animales excepcionalmente longevos, incluyendo roedores de la especie Heterocephalus glaber. Un tema común en su área de investigación es que la inflamación es un sello distintivo del proceso de envejecimiento y de las enfermedades relacionadas con la edad, incluyendo el cáncer, el Mal de Alzheimer y las enfermedades cardiovasculares. Los virus, incluyendo el culpable de la Covid-19, constituyen un factor que puede desencadenar la inflamación.

“Con la Covid-19, la inflamación se vuelve frenética, y puede ser esta respuesta inflamatoria la que esté matando al paciente, más que el propio virus", explica Gorbunova. "El sistema inmunitario humano funciona así: una vez que nos infectamos, nuestro cuerpo da la alarma y desarrollamos fiebre e inflamación. El objetivo es matar el virus y combatir la infección, pero también puede ser una reacción perjudicial ya que nuestros cuerpos reaccionan exageradamente a la amenaza". En pocas palabras, el sistema defensivo humano se extralimita y acaba haciendo más mal que bien.

No sucede así con los murciélagos. A diferencia de los humanos, los murciélagos han desarrollado mecanismos específicos que reducen la replicación viral y también amortiguan la respuesta inmunitaria a un virus. El resultado es un equilibrio beneficioso: sus sistemas inmunitarios mantienen a raya a los virus, pero, al mismo tiempo, no montan una fuerte respuesta inflamatoria.

Según los investigadores, hay varios factores que pueden contribuir a que los murciélagos hayan evolucionado para luchar contra los virus y vivir una larga vida. Un factor puede estar propiciado por la capacidad de volar. Los murciélagos son los únicos mamíferos con capacidad de volar, lo que requiere que se adapten a los rápidos aumentos de la temperatura corporal, a los súbitos incrementos del ritmo de su metabolismo y a los daños moleculares. Estas adaptaciones también pueden ayudar a la resistencia contra enfermedades infecciosas.

Otro factor puede ser su entorno. En muchas especies de murciélagos, los individuos viven en grandes y densas colonias, y descansan colgados juntos en los techos de las cuevas o en los árboles. Esas condiciones son ideales para transmitir virus y otros patógenos.

Debido a que por ese y algunos otros motivos los murciélagos están constantemente expuestos a los virus, sus sistemas inmunitarios se encuentran en una perpetua carrera armamentística contra los patógenos: un patógeno entra en el organismo del murciélago, el sistema inmunitario de este desarrolla un mecanismo para combatir al patógeno, este patógeno evoluciona de nuevo para contrarrestar el progreso armamentístico del murciélago, y así sucesivamente.

Que los murciélagos vivan estrechamente congregados y soporten la acción de microorganismos infecciosos no es una invitación para que tiremos nuestras mascarillas y nos amontonemos en discotecas, restaurantes y otros establecimientos públicos. Para hacer su trabajo, la evolución necesita miles de años, en vez de unos pocos meses. Solo en la historia reciente, la mayoría de la población humana ha comenzado a vivir agrupada en las ciudades y la tecnología nos ha otorgado una movilidad que nos permite viajar rápida y fácilmente a través de los continentes y por todo el mundo. Si bien los humanos estamos desarrollando hábitos sociales comparables a los de los murciélagos, aún no hemos desarrollado los sofisticados mecanismos de estos seres para combatir los virus a medida que aparecen y se propagan.

Los investigadores prevén que las investigaciones futuras sobre el sistema inmunitario de los murciélagos proporcionen nuevos objetivos específicos sobre los cuales puedan actuar eficazmente terapias humanas destinadas a combatir las enfermedades y el envejecimiento. Por ejemplo, los murciélagos han mutado o eliminado completamente varios genes implicados en la inflamación; los científicos pueden desarrollar medicamentos para inhibir estos genes en los humanos. Gorbunova y Seluanov esperan iniciar un nuevo programa de investigación en la Universidad de Rochester para trabajar hacia ese objetivo.

Fuente: Ncyt de Amazings.-

coronavirus covid murcielagos

Dejá tu comentario sobre esta nota

Artículos Relacionados

Teclas de acceso