Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$77,50 / $83,50

Salud y Bienestar
Salud y Bienestar
Actividad física, clave para prevenir enfermedades
Actividad física, clave para prevenir enfermedades

La actividad física y el sistema inmunológico

Ya en la antigüedad se sabía que las personas que se mantenían activas físicamente gozaban de mayor salud, mientras los que estaban inactivos, presentaban un mayor número de enfermedades. Pero en la actualidad, la humanidad se aparta cada vez más del esfuerzo físico, dadas las comodidades que la tecnología aporta a los modos de vida actuales. Por los profesores de Educación Física Matías González y Vicente Soto Mari. Especial para AIM.

Efectos beneficiosos del ejercicio sobre el sistema inmunitario
La inclinación a realizar ejercicios es una tendencia natural que tiene un componente netamente afectivo que produce placer. Además, el ejercicio mantiene la agilidad corporal y ejerce una influencia psicológica y social profunda, pero su deficiencia predispone a malestar y a numerosas enfermedades. No obstante, hay que tener en cuenta que, si bien el ejercicio favorece la salud física y psíquica, y la falta de actividad es perjudicial, también lo es el exceso.

A pesar de todos los beneficios comprobados de la actividad física sobre la salud, el sedentarismo sigue siendo muy importante entre las poblaciones de diferentes países. Las comodidades que aporta la vida moderna llevan a las personas a adoptar estilos de vida menos activos al reducir la duración e intensidad de sus movimientos diarios.

Por otra parte, la mayor parte de las tareas laborales no están relacionadas con ejercicios activos, sin mencionar la presión laboral que limita cada vez más el tiempo libre disponible, y los grandes adelantos técnicos tienden a favorecer la falta de actividad física. La gente se moviliza en auto o en colectivo y mira televisión o se sienta frente a su computadora gran parte del día. Todo esto ha llevado al hombre de hoy a un alejamiento progresivo de la actividad física que es necesario revertir.


El ejercicio físico genera bienestar, previene y mejora problemas de la salud
Quien ha hecho o hace ejercicios físicos en forma regular conoce muy bien la “sensación de bienestar” que este proporciona. El ejercicio físico disminuye el estado de tensión emocional que produce el exceso de la hormona principal del estrés (distrés), que es el cortisol, y el neurotransmisor noradrenalina, y aumenta otras sustancias conocidas como endorfinas, que hacen sentir bien. Las endorfinas son neurotransmisores que se producen en el cerebro, y su efecto es similar al del opio, la droga que se puede obtener a partir de la amapola, y actúan como analgésicos naturales (pero obviamente sin los efectos negativos de las drogas).

Durante el ejercicio, se liberan endorfinas que producen sensación de euforia y un estado general de bienestar. Estas endorfinas pueden ser tan poderosas que hasta logran enmascarar el dolor. Pero estas no son las únicas sustancias que están en juego en el ejercicio físico, también interactúan otras hormonas y neurotransmisores como adrenalina, serotonina y dopamina, que potencian y mejoran el estado de bienestar.

El ejercicio físico es uno de los factores fundamentales de la promoción de la salud así como la prevención de muchas enfermedades. Su práctica regular, permite generar adaptaciones en diferentes sistemas como el cardiopulmonar y osteomuscular, para mejorar la condición y función del organismo.

Al ejercicio se le han atribuido beneficios del orden físico, psicológico y social, en niños, adolescentes, adultos y ancianos; en personas sanas y enfermas; en los centros educativos y en las empresas. Las evidencias científicas muestran beneficios importantes que vinculan la actividad física con el mejoramiento de la salud. Por lo tanto, las personas que poseen factores de riesgo para una determinada enfermedad o en caso que ya esté instalada, el ejercicio físico regular representa un recurso terapéutico invalorable.

Los principales beneficios descritos son la reducción del peso corporal, disminución de la tasa de varias enfermedades (afecciones cardiovasculares, hipertensión arterial, accidente cerebro vascular (ACV), obesidad, diabetes, colesterol elevado y otros lípidos, osteoporosis, etc.), y disminución del riesgo de algunos tipos de cáncer (pulmón, colon, mama, y mieloma múltiple). Para lograr los beneficios para la salud, el ejercicio debe ser practicado en forma regular y ser adecuado para cada persona. Las actividades aconsejadas son las de tipo aeróbico y recreativas como caminata, trote, ciclismo, natación o danzas.
De la Redacción de AIM.

prevención de enfermedades promocion de la salud

Dejá tu comentario sobre esta nota

Artículos Relacionados

Teclas de acceso